Sin tener en cuenta que los impulsos de violencia fueron determinan­tes para una serie de deplorables hechos que marcaron la terrible noche del 31 de marzo del 2017

Edición lmpresa