El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, se reunió con el monseñor Ricardo Valenzuela para conversar sobre los protocolos implementados en la basílica y perspectivas para las próximas festividades de Caacupé, ya que a fines de noviembre se inicia el novenario de la virgen más venerada por la feligresía católica del país.

La realización de la celebración depende de la situación epidemiológica en el país con respecto al covid-19, durante los próximos meses. “Queremos saber también nosotros cómo vamos a encontrarnos para finales de noviembre cuando empiece nuestro novenario. Son pequeñas peregrinaciones las que se hacen, vienen en familia”, expresó Valenzuela.

El obispo de Caacupé señaló que no realizarán ninguna invitación a los fieles hasta contar con un informe seguro sobre la situación en ese momento. Aseguró que de todas maneras, es incesante el peregrinar de fieles que se acercan para agradecer a la virgen “por cuidarles en este tiempo de pandemia”, indicó.

En ese sentido, recién a finales de octubre se tendría un panorama más claro sobre lo que se podrá o no realizar el próximo 8 de diciembre. “El ministro Mazzoleni viene a charlar sobre qué vamos a hacer, después de eso vamos a ver cómo nos vamos a organizar”, afirmó.

VERANO SEGURO

Antes de llegar a Caacupé, el ministro compartió un desayuno de trabajo con el intendente de San Bernardino, Luis Aguilar, además de representantes de diferentes sectores, para prever futuras acciones con respecto a un verano seguro y responsable frente al al covid-19.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar