Emocionados por volver con sus familias para disfrutar de las vacaciones, los 35 niños, niñas y adolescentes que están en el internado de la escuela Ko’êti Porã, ubicada en el predio de la estancia Ka’avy Porã –a 130 km de Filadelfia, en el Chaco Central– concluyeron el año lectivo con una gran exposición de los trabajos hechos durante todo el año, según explicó la profesora Yolanda Cohene.

Esta institución alberga exclusivamente a los hijos e hijas de los trabajadores de la estancia y les ofrece, además de la enseñanza básica, clases de inglés y utilizan el sistema Singapur para la aplicación de matemáticas.

Los alumnos y alumnas que viven en la institución salen cada 15 días los viernes y vuelven los lunes bien temprano. En la institución, además de aprender lo obligatorio del currículum escolar, los niños, niñas y adolescentes realizan tareas en la huerta, en el gallinero y otras actividades que les serán de utilidad en el desempeño diario, como limpieza, orden y cocina.

“Se forman grupos que van rotando para hacer las tareas. Ellos producen lo que comen, limpian sus habitaciones, la cocina, el comedor y las aulas”, sostuvo la profesional, quien cuenta con el apoyo del profesor Osmar Rodríguez y del director de la institución, Ramón Doldán, además de varios celadores.

Los padres de los chicos y chicas no pagan más que los uniformes diarios y las de educación física, ya que el resto de los elementos –incluyendo la tablet– son proveídos por la estancia que montó la institución para una mejor formación de los hijos de sus colaboradores, sostuvo la profesora Yolanda, quien vuelve a su natal Yaguarón luego de cuatro meses de estar en la zona del Chaco.

La actividad en la institución educativa se reiniciará en febrero del año próximo y se espera que más niños, niñas y adolescentes se sumen a esta escuela internado que atiende a niños desde el preescolar hasta el 9º grado.

El cuadro completo de la escuela Ko’êti Porã.
El cuadro completo de la escuela Ko’êti Porã.