Desde marzo, el fenómeno El Niño azota al Chaco. En el territorio se registraron precipitaciones súbitas y en una semana llovió 900 milímetros, lo que suele llover, en promedio, en un año. En este escenario, la Región Occidental sufre por la falta de caminos que la aísla y dificulta la asistencia y atención sanitaria a los anegados.

Si bien, desde la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), señalan que asisten a los afectados, estos aseguran que la ayuda que llega es escasa y tardía. Además, a criterio de los chaqueños, el problema no se subsana solamente con la entrega de víveres. “Hay niños descalzos, falta asistencia sanitaria”, relató el comunicador Víctor García, quien aseguró que el 70% del territorio está en condiciones vulnerables.

Tan solo ayer, en la comunidad de Ávalos Sánchez, distrito de Irala Fernández del departamento de Presidente Hayes, un joven herido de arma de fuego debió esperar 24 horas para ser asistido vía aérea. Los habitantes de Presidente Hayes, Boquerón (zona Pilcomayo) y Alto Paraguay viven en zozobra ante las amenazas de las aguas, una situación que se repite y que no se prevé, por lo que reclaman un puesto de operaciones permanente como solución definitiva.

AISLAMIENTO DEJA 8 MUERTOS

Claudelina González (20), una indígena que sufría de tuberculosis y seguía tratamiento, no pudo salir de su comunidad Terrenal del distrito de Teniente Irala Fernández para conseguir medicamentos y falleció dejando tres niños huérfanos.

En la misma localidad, pero en la comunidad Casanillo, murió la niña indígena Fabiana Meza Franco (3), quien sufría diarrea y vómitos y no pudo ser asistida a tiempo. Falleció en el interior de una ambulancia. También en Irala Fernández, pero en la comunidad Paz del Chaco, falleció Aurelino Flores (56).

En la zona de Fortín Caballero, distrito de Teniente Esteban Martínez, murió de un infarto Victoriano Cantero (44). Milciades Garcete (5), de la comunidad San José, distrito de General Bruguez, tenía pulmonía y falleció.

En Alto Paraguay, un recién nacido con necesidad de terapia falleció antes de que llegue el avión para trasladarlo a Asunción, donde se consiguió cama. En el mismo departamento, un adolescente murió por una mordedura de serpiente. Si bien fue atendido en el hospital regional de Boquerón, fue derivado a la capital, donde murió. En Boquerón, una mujer de la comunidad Siracua, de la parcialidad Guaraní Ñandéva, murió por falta de asistencia en el parto.