Portando carteles, velas prendidas, remeras blancas y globos como símbolo de paz y justicia, familiares y ami­gos de las madres víctimas de feminicidio homenajea­ron a sus seres queridos que partieron de este mundo en forma trágica en manos de sus parejas, dejando a muchos hijos huérfanos. Un manto de tristeza y sed de justicia invadió a los participantes del encuentro, que se realizó en la explanada de la Vicaria Castrense en vísperas del Día de la Madre.

La ceremonia empezó con testimonios de la organiza­ción Ni Una Menos, recor­dando a las víctimas, segui­dos por la presentación de una canción interpretada por Jorge Galeano. También dieron testimonios los fami­liares de las madres asesina­das y los hijos de las que ya no están leyeron poemas.

Familiares portaron carteles con fotografías de sus seres queridos víctimas de feminicidio.FOTO:EDUARDO VELÁZQUEZ
Familiares portaron carteles con fotografías de sus seres queridos víctimas de feminicidio.FOTO:EDUARDO VELÁZQUEZ

A continuación se prendieron velas y se hizo un minuto de silencio, seguido por el lan­zamiento de globos para que siga la esperanza de que se haga justicia.

En todo momento se proyec­taron fotos de las mujeres y madres asesinadas en memo­ria de las mismas, indicando que la lucha continúa.

Con el evento destacaron el vacío inmenso que se produce debido a estas tragedias no solo en el seno familiar, sino en la sociedad, y clamar justi­cia por todas las madres asesi­nadas en manos de sus pare­jas, además de iniciar juntos un proceso de sanación.

Anoche en la convocatoria para homenajear a las madres que ya no están, frente a la Vicaria Castrense.FOTO:EDUARDO VELÁZQUEZ
Anoche en la convocatoria para homenajear a las madres que ya no están, frente a la Vicaria Castrense.FOTO:EDUARDO VELÁZQUEZ

Liliana González, una de las organizadoras del homenaje, manifestó que la organiza­ción Ni Una Menos Paraguay está compuesta por psicólo­gas, abogadas y otras profe­sionales que quieren cola­borar contra la violencia de género.

“Buscamos justicia para las que ya no están y contra las que están pasando por una situación de violencia y, sobre todo, crear conciencia para que las mujeres no callen más, que denuncien a su agresor y que puedan salir de esa situa­ción”, dijo.

La organización cree firme­mente que donde hay vio­lencia a la mujer, se ataca a la familia, que es el núcleo de la sociedad.

“Pensamos que donde hay vio­lencia no hay justicia y donde no hay justicia no puede nunca haber paz”, lamentó.