Mientras en varios países del mundo, los números que comienzan a destacarse son los referentes a la cantidad de vacunados contra el COVID-19; en Paraguay y en países vecinos, lo que más se destaca es el aumento de la cantidad de fallecidos y los nuevos casos de contagio.

Al colapso casi total del sistema sanitario público y privado, la escasez de medicamentos para paliar los efectos del virus, y la poca colaboración de la ciudadanía en general para ayudar a mitigar los casos de contagio, se le suma la lentitud en el proceso de adquisición de las vacunas por parte del Gobierno nacional.

En 11 días, 621 muertos

Solamente durante el mes de marzo pasado, se produjeron 1.025 víctimas del nuevo coronavirus, cifra que equivale al 25 por ciento del total de fallecidos desde la llegada la pandemia al Paraguay.

Lastimosamente, estos valores serán ampliamente superados en el presente mes de abril. Para el 11 de marzo, según reportes del Ministerio de Salud, Paraguay acumulaba 206 fallecidos a causa del COVID-19 y, para la misma cantidad de días en abril de este año, esos valores ya se han triplicado, sumando 621 muertos con los datos del pasado domingo 11.

Le puede interesar: Gremio médico cuestiona lento proceso de vacunación contra el COVID-19

Este domingo 11 de abril se estableció el récord de 78 fallecidos por COVID-19 en un solo día. Foto: Christian Meza.

Progresión geométrica

Esto habla de la temida expansión geométrica del mortal virus, situación que hizo que colapsaran los sistemas de salud de países del primer mundo, durante gran parte del año 2020.

Urge la necesidad de iniciar la vacunación a la población en general, ya no solamente a personas en zona de riesgo por la correspondiente franja etaria o al personal de blanco de primera línea de lucha contra el virus.

El aumento del número de fallecidos también se extiende de manera preocupante a niños y jóvenes, quienes hasta hace algún tiempo eran considerados quienes llevaban el virus a la casa y perjudicaban a los adultos y ancianos.

Lea también: El detallado relato de una tragedia familiar causada por el COVID-19

Situación desesperante y piden vacunación masiva

El director del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (Ineram), Felipe González, señaló este lunes que la situación es desesperante porque hasta en los pasillos del centro asistencial hay pacientes con oxígeno a causa del aumento de casos del COVID-19.

Sostuvo que el personal de blanco está haciendo hasta lo imposible para dar respuesta a la ciudadanía porque los servicios se encuentran saturados a causa del aumento de casos del COVID-19. Reiteró que la gente no debe automedicarse e instó a consultar ante los primeros síntomas.

No bajar la guardia

Por su parte, la presidenta del Círculo Paraguayo de Médicos, Gloria Meza, señaló que la situación del COVID-19 en el país es muy preocupante y que es a causa de no tomarse las medidas correspondientes desde un principio. Instó a la ciudadanía a no bajar la guardia con los cuidados sanitarios.

Meza indicó que la vacunación debe ser de forma masiva y no en la forma en que se están aplicando las dosis actualmente y advirtió que recién a partir de la segunda semana de aplicación tiene un 30% de efectividad contra la enfermedad.

Lea también: Director del Ineram: “Esto se desbordó y nos esperan semanas peores”


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar