Paraguay sigue reportando un promedio de 50 fallecidos por día a causa del COVID-19. De esta forma, hasta ayer se superaron 4.500 víctimas de la pandemia. Fallecer por el nuevo coronavirus implica un adiós solitario y sin familiares que puedan velar el cuerpo del pariente fallecido. Estos entierros se realizan por las noches o madrugadas de forma inmediata.

Según personal del cementerio de la Recoleta, es muy triste cómo van falleciendo los compatriotas a causa del COVID-19, ya que, además de no poder estar con su gente mientras están enfermos, tampoco pueden hacerlo tras sus muertes, ya que están prohibidos los velorios y, en los entierros, algunos llegan solos con pocos familiares.

Leé también: En Hospital de Curuguaty piden bocas de oxígeno para habilitar las camas disponibles

Resaltaron que la mayoría de los entierros se realizan en el turno nocturno, como establece el protocolo sanitario, y que ingresan entre 1 a 4 cadáveres. “Algunos sepelios se realizan por las noches y sin despedidas. En La Recoleta recibíamos a los fallecidos a la medianoche o a las 2:00 de la madrugada en adelante. Ahora son entre 1 a 4 entierros”, dijo en contacto con La Nación, Silvio Ruiz, guardia de La Recoleta.

Resaltó que pese a la gran cantidad de fallecidos por COVID-19, en Asunción no se supera esa cantidad que se registró en octubre del año pasado, cuando tenían más de 5 fallecidos. “El año pasado fue muy de seguido, 5 o 6 por noche; eso fue en octubre del 2020, luego calmó, pero ahora empiezan a haber más”, confirmó.

Tampoco se permiten aglomeraciones de personas en los camposantos. Foto: Archivo.

“Se permiten entre 4 a 5 familiares”

Por su parte, Daniel Riveros, sepulturero del mismo cementerio de Asunción, destacó que a la fecha cambiaron mucho los entierros, ya que se permite la presencia de al menos 4 a 5 familiares, más cercanos para poder despedir a sus parientes fallecidos por COVID-19.

“El año pasado era muy triste ver que los familiares solo podían llegar hasta el portón del cementerio, luego el féretro ingresaba y era colocado en su morada final. Sin despedidas, ni acompañantes y todos quedamos muy tristes, más por los familiares”, dijo en contacto con nuestro medio.

Leé más: IPS Ingavi recibió hasta seis amparos para internar a pacientes con COVID-19 desde febrero

A la fecha, eso cambió resaltó don Riveros, quien explicó que los familiares pueden ingresar para presenciar la ceremonia. “Claro, sin acercarse al ataúd, pero al menos tienen quien los despida en medio de esta crisis sanitaria y triste situación”.

Así también, confirmó que actualmente se realizan los entierros durante el día, ya que cada vez son más los fallecidos y no se puede esperar demasiado como antes, donde solo se realizaba por las noches. “Ahora se los entierra de día y de noche. Se permiten hasta 5 personas que sean los parientes más cercanos, mamá, papá, hijos, hermanos o los allegados elegidos. Hoy tenemos 4 entierros por COVID-19”, manifestó.

El protocolo para velatorios establece un máximo de 12 personas con el núcleo familiar. Foto: Archivo.

Dos equipos de trabajo

En otro momento, el sepulturero dijo que actualmente están trabajando en dos equipos de ocho personas por turno para paliar la situación y poder cubrir los sepelios diarios y aguardar los que vendrán atendiendo a la crítica situación por la que pasa el país.

Afirmó que cuentan con equipo básicos de protección y que cumplen con un riguroso protocolo sanitario a la hora de sepultar a los fallecidos. “Primero nos colocamos el uniforme, luego el equipo de protección, guantes, tapabocas todos protegidos. Así también, cumplimos con el distanciamiento y desinfección del ataúd”.

Por último, destacó que los entierros ante fallecimiento por otras enfermedades se realizan las 24 horas y que estos permiten hasta 8 familiares por sepelio. “Los entierros se hacen todo el día y hasta 8 acompañantes”, concluyó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar