Un joven identificado como Gustavo Aquino trabajaba y ayudaba a generar recursos económicos en su hogar hasta que sufrió un derrame cerebral hace 4 años. El hombre reside con su madre, de 63 años, sobre la calle San Martín del barrio Caacupemí de Capiatá, apenas cuenta con lo justo para sobrevivir cada día.

Claman por todo tipo de ayuda de parte de las personas de buen corazón, que puedan acercar a esta humilde familia. Principalmente necesitan de víveres, leche, pañales para adulto, e incluso la presencia de un médico clínico que pueda atender al joven, ante la dificultad de trasladarse hasta un hospital. En particular precisan también un colchón de aire, que el joven utiliza a causa de su dolencia. El número habilitado para ayuda es el (0991) 597412.

Lea también: Seis semanas más continuará aumento crítico de contagios de COVID-19, según Sequera

Señalan que ambos sobreviven gracias a la ayuda ocasional de sus vecinos, que le acercan víveres y alimentos cada vez que pueden ya que también son familias de escasos recursos. Los pobladores aseguran que la situación es desesperante para Gustavo Aquino junto con su madre.

Aquino se encuentra postrado en cama sin poder generar ingresos para su familia, mientras que su madre perdió su trabajo como limpiadora de un colegio de la zona de Capiatá. La mujer es el sostén de su hijo hasta que se quedó sin empleo a causa del aumento de casos de COVID-19 en el país.

Madre e hijo sobreviven gracias a la ayuda de los vecinos que también son de escasos recursos. Foto: Gentileza



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar