La Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP) celebra que el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS) haya firmado la anhelada resolución que dará el puntapié inicial para la elaboración de 3.000.000 de batas para la cartera sanitaria, de la mano de costureras y talleres de confección a nivel nacional.

“¡Estamos felices de anunciarles que ayer el Ministro de Salud Pública, Julio Mazzoleni, firmó la resolución que pone en marcha el Acuerdo Nacional de Provisión de batas de uso hospitalario!”, expresa el posteo de la AICP en su cuenta de Twitter.

El presidente de la AICP, Diego Daud manifestó a La Nación que dicho acuerdo es un logro histórico y único en la industria paraguaya, por lo que harán lo imposible por demostrar, y está confiado, en que el sector está a la altura de poder llevarlo a cabo, al igual que se puede hacerlo con cualquier otra industria paraguaya.

Lea también: Más de 3 millones de tapabocas con sello de calidad ya fueron vendidos

“De corazón, creo que es un día histórico para el Paraguay. Es la primera vez que una industria va participar de un formato de acuerdo nacional y estoy confiado que estamos a la altura de la circunstancia, porque el sector está preparado, y estoy seguro que un acuerdo similar se puede hacer con cualquier otra industria”, expresó.

A más de ello, destacó el papel social que representará el acuerdo para todo el país, ya que más de 3.000 familias que trabajan en unas 200 empresas pequeñas y medianas de varias ciudades de la capital y mayoritariamente del interior del país como Yaguarón, Itá, Yataity, Luque, Ciudad del Este y Pilar serán beneficiadas.

Esquema

Y para entender el esquema de trabajo, Daud explicó que la industria en sí ya empezó a prepararse desde un par de semanas, ya que el Acuerdo Nacional se basa en una línea de trabajo en conjunto, ya que están las empresas oferentes que fueron adjudicadas, unas 11 y que serían las de mayor porte, que se encuentran en la primera línea de trabajo que serían las que podrán financiar la producción.

Luego están las empresas de segunda línea, que serían las fábricas que distribuirían el trabajo para las pequeñas empresas o talleres de confección para el trabajo de confección propiamente dicho, y de ahí la importancia del acuerdo, ya que el efecto multiplicador será a nivel país abarcando a las 3.000 familias, según se proyecta.

La producción bajo el Acuerdo Nacional beneficiará a ciudades enteras de confeccionistas y talleres. Foto: Archivo.

Al tiempo de aclarar las empresas adjudicadas de porte mayor que también podrán producir, no representan ni el 20 % de la adjudicación de las batas, y que el 80% de la demanda se concretará en los talleres y pequeñas empresas a nivel país.

Esto, no fue solo una disposición de la AICP, ya que el gremio actúa como articulador, y para establecer el mecanismo mencionado, se habilitó un formulario en el que se consultó a todos los interesados en qué línea de trabajo quería o podía actuar, a más de la capacidad tanto financiera para el caso de las de primera línea como de capacidad de producción para las de segunda y tercera línea, con lo cual se pudo armar un organigrama de trabajo.

Puede interesarle: Los confeccionistas destacan que la caída en exportaciones fue leve

Cronograma de salud

En dicho sentido, el cronograma requerido por el Ministerio de Salud es de unas 150.000 batas por semana, pero finalmente será dicha cartera la que determinará si dicha producción podrá aumentar o no, y que el contrato del acuerdo en un inicio se extiende hasta el 31 de diciembre.

Por último, el titular del gremio estimó que para el día de hoy las empresas de la primera línea ya tendrían que estar recibiendo las adjudicaciones oficiales para empezar a producir, para lo cual todo el sector ya está más que listo, acotó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar