Rusia llamó en consultas a su embajador en Estados Unidos el miércoles después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, describiera a su homólogo ruso Vladimir Putin como un “asesino”, provocando la primera gran crisis diplomática del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

En una entrevista con ABC News, Biden fue preguntado por un informe de la inteligencia estadounidenses según el cual Putin intentó perjudicar su candidatura en las elecciones de 2020 y promover la reelección del expresidente Donald Trump. “Pronto verán el precio que va a pagar”, dijo Biden.

Cuando se le preguntó si pensaba que Putin, quien ha sido acusado de ordenar el envenenamiento del líder de la oposición Alexei Navalni y otros opositores políticos, es un “asesino”, Biden dijo: “Sí”.

La entrevista se emitió mientras el Departamento de Comercio de Estados Unidos anunciaba el endurecimiento de las restricciones a la exportación impuestas a Rusia a principios de este mes como castigo por lo ocurrido a Navalni. Rusia respondió convocando a su embajador, pero destacó que quiere evitar un “deterioro irreversible” de las relaciones.

Te puede interesar: La pandemia aumentó la mortalidad infantil en países de Asia

“El embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov, ha sido invitado a venir a Moscú para realizar consultas con el objetivo de analizar qué se debe hacer y hacia dónde ir en el contexto de los lazos con Estados Unidos”, dijo la cancillería rusa en un comunicado.

El viceministro de Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, dijo a la agencia RIA Novosti que “la responsabilidad de un mayor deterioro de los lazos ruso-estadounidenses recae totalmente en Estados Unidos”.

En Washington, el Departamento de Estado tomó nota de la medida rusa y dijo que Estados Unidos “mantendrá los ojos abiertos sobre los desafíos que plantea Rusia”.

Por ahora, sin embargo, Estados Unidos no tiene planes de retirar a su propio embajador en Moscú, dijo a la AFP una portavoz del Departamento de Estado, con la esperanza de mantener “canales abiertos de comunicación con el gobierno ruso” en un esfuerzo por “promover los intereses estadounidenses y reducir el riesgo de errores de cálculo entre nuestros países”.

Preguntada sobre si los comentarios de Biden son literales o metafóricos, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Biden “no refrena sus preocupaciones” sobre “acciones malignas y problemáticas”, citando la interferencia electoral, el envenenamiento de Navalni, los ataques cibernéticos y las recompensas a los talibanes por matar a soldados estadounidenses en Afganistán.

“No vamos a mirar para otro lado como vimos un poco en los últimos cuatro años”, dijo la vocera. “Desde su primera llamada telefónica con el presidente Putin, el presidente Biden ha dejado claro que Estados Unidos también responderá a una serie de acciones desestabilizadoras”.

Biden dijo a ABC News que tuvo una “larga conversación” con Putin después de asumir el cargo en enero. “Le dije, ‘Te conozco y tú me conoces. Si establezco que esto ha ocurrido, prepárate’”, contó.

Las apreciaciones de Biden fueron un marcado contraste con la firme negativa de Trump a decir algo negativo sobre Putin. En una entrevista de 2017 con Fox News, preguntado si Putin era un “asesino”, Trump respondió: “Hay muchos asesinos. ¿Creen que nuestro país es tan inocente?”.

“Conocer al otro”

A pesar de lo que piensa sobre el líder ruso, Biden dijo que “hay temas en los que es de mutuo interés trabajar juntos”. “Por eso renové el acuerdo START con él”, dijo sobre el tratado nuclear, algo que consideró “abrumadoramente en el interés de la humanidad”.

Biden dijo que al tratar con “una gran cantidad” de líderes durante su carrera política de casi cinco décadas, incluidos ocho años como vicepresidente de Barack Obama, aprendió que lo más importante era “simplemente conocer al otro”.

Las apreciaciones de Biden fueron cuestionadas por Viacheslav Volodin, presidente de la cámara baja del parlamento de Rusia. “Biden insultó a los ciudadanos de nuestro país”, dijo Volodin. “Los ataques contra (Putin) son ataques contra nuestro país”.

Moscú también desestimó el miércoles que Rusia hubiera apuntado contra la infraestructura electoral estadounidense en 2020. “Es absolutamente infundado”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, considerándolo una “excusa” para imponer nuevas sanciones.

Lea también: Muere el presidente de Tanzania a los 61 años

Relaciones tensas

La inteligencia estadounidense indicó que Putin y otros altos funcionarios “conocían y probablemente dirigieron” la operación de Rusia para influir en el voto a favor de Trump. Sin embargo, concluyó que los resultados de las elecciones no se vieron comprometidos.

Rusia enfrentó acusaciones de intromisión en las elecciones de Estados Unidos en 2016 por lanzar una campaña en las redes sociales para impulsar la candidatura de Trump y desacreditar a su oponente Hillary Clinton.

Putin fue uno de los últimos líderes mundiales en felicitar a Biden por su victoria electoral. Las tensiones entre estos países exrivales de la Guerra Fría se dispararon en los últimos meses por las acusaciones de piratería informática y las demandas de Estados Unidos por la liberación de Navalni, quien regresó a Rusia en enero y está preso en las afueras de Moscú.

El Departamento de Comercio dijo que las nuevas sanciones impiden exportar a Rusia más artículos controlados por razones de seguridad nacional, como tecnología y software. Las últimas sanciones de Washington a Moscú se suman a las impuestas por Estados Unidos desde la anexión de Rusia de Crimea en 2014.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario

12H

Cientos de paraguayos viajan a EEUU para acceder a las vacunas contra el COVID-19, ¿qué opina al respecto?

Click para votar