A las 8:30 de hoy se debe realizar la audiencia de imposición de medidas para el empresario brasileño Darío Messer, su hijo Dan Wolf Messer, y Juan Pablo Jiménez, quienes están imputados por el delito de lavado de dinero y asociación criminal. La audiencia se realizará ante el juez de Garantías, Humberto Otazú, quien debe resolver si hace lugar al pedido hecho por los fiscales, quienes solicitaron prisión para los imputados. También está imputado el administrador de Messer, Ilan Grinspun, quien debe comparecer el 23 de mayo para la audiencia de imposición.

Días atrás, por pedido de los fiscales que investigan el caso, Otazú otorgó arresto domiciliario a Adolfo Granada, quien soporta un proceso penal por lavado de dinero y asociación criminal. Este se presentó en compañía de su abogado, Rodolfo Gubetich, ante la fiscala Liliana Alcaraz y declaró durante 5 horas y, de acuerdo a la información, colaboró con los investigadores.

Granada explicó que solo operaban con Chai SA como contratista y agregó: "No recuerdo cuándo fue la última vez que hablé con el señor Darío Messer porque ya fue hace un tiempo. Mi relación con la firma Chai es a través del administrador Grispun, con quien hacíamos los rendimientos del trabajo".

VARIOS ALLANAMIENTOS

El Ministerio Público realizó varios allanamientos y los documentos incautados son analizados. Uno de los más recientes se encuentra el registrado a las oficinas de dos contadores en Hohenau y que estarían ligados al empresario. La oficina contable de nombre Cáceres & Schneider, de Alcides Cáceres y Ricardo Schneider. Los fiscales Liliana Alcaraz y Hernán Galeano estuvieron al frente de los allanamientos y se incautaron de documentos relacionados a la compra de las empresas Chai SA, Matrix, Pegasus y Gramonte, que figuraría a nombre de Messer. Según los primeros datos recabados por los fiscales, los contadores Cáceres y Schneider habrían creado las mencionadas empresas y luego las vendieron a Messer.