Eduardo “Pipó” Dios

Columnista

Suele decirse en la jerga del fútbol, que todos los fanáticos nos creemos directores técnicos, opinamos, casi siempre con ligereza, sobre los cambios, las estrategias, los jugadores, etc. Esto no tiene mucha importancia, es parte de lo “lindo del fútbol”.

Ahora, también tenemos la pésima costumbre de opinar sin saber, o tocar de oído sobre cualquier tema. Qué mejor ejemplo que El covid, donde todos sabemos, o que es una conspiración mundial, o que es un invento de laboratorio, o que se cura con x o tal medicación, o que no existe. Todos somos inmunólogos, virólogos, médicos e investigadores. Ahí ya se pone más jodida la cosa, porque nuestra idiotez natural nos lleva a cometer errores que pueden ser fatales.

Pero un hobby nacional es el de opinar sobre el EPP. Ahí ya todos son especialistas en defensa, antiinsurgencia, cientistas sociales, analistas de defensa y de inteligencia, expertos en guerra electrónica, y además, analistas presupuestarios. Si el Twitter hubiera existido en los 60, los americanos habrían ganado la guerra de Vietnam por lejos… con solo seguir los consejos de @minguelito09499878 o @elvengador98944, que, entre otros, la tienen clarísima. Si no pueden recurrir a expertos como “Payo” Cubas, o Rafael Filizzola y Desirée, analizar el presupuesto de defensa con la experta Katya o cosas así. Ahí ya, hasta conquistar Marte, con marcianos incluidos, no paramos.

Primera premisa, “La FTC no sirve para nada, le regalan 14 millones de dólares al año para que esté al pedo rascándose en Concepción, encima violan mujeres, trafican droga y golpean ancianitas”. A ver pedazo de guanaco, si no hubiera FTC o Codi o lo que sea, el EPP estaría secuestrando giles como vos o yo en San Lorenzo y no al primero que pase en el fondo de Yby Yaú. Tendría 2.000 miembros operativos armados, y no 30 miembros de 4 familias, la mayoría entre 11 y 17 años, liderados por sus padres y tíos.

El tema de las violaciones queda a cargo del bueno del pa’i Pablito de Concepción, cuñado de Carmen Villalba, puesto que tendría 4 hijos con la hermana. Nada mal para un cura amante del celibato y de algunas “pollitas” de la zona como diría el Sumo Sacerdote de la secta, Fernando Armindo 1ero…

Los famosos 14 millones de dólares, que según la imaginería de las redes sociales, son entregados en efectivo, cada 1 de enero, en una valija, por el presidente de la República a un general gordo, que compra yates y mansiones en la costa amalfitana, en realidad son “presupuesto”, o sea están en el papel, pero jamás, nunca se desembolsan en su totalidad, para no ir muy lejos, el año pasado, para julio, la ejecución no llegaba al 35%, por lo que en el año se deben haber desembolsado alrededor de un 60 o 70%, lo que equivale a entre 6 y 7 millones de dólares más o menos. Esto se utilizó en gran parte en bonificaciones por estar en zona de combate, cosa más que razonable por estar arriesgándote a que te peguen un tiro de onda o te pongan una bomba cazabobos en el monte. Además de estar a 400 km de tu casa viviendo en una carpa. El resto, alimentos, combustible, municiones, etc. Si analizás bien y usás tu cabeza, no es una fortuna, es menos de lo que cuestan los 125 parlamentarios, sin contar lo que roban algunos de ellos. Y si de dañinos hablamos…

Las denuncias de abusos, que algunas de ellas serán ciertas, no llegan a ser apenas unas pocas, que pueden ocurrir, y deben ser denunciadas, pero ensuciar a todos por unos pocos, no es ni siquiera, analizable.

Es decir, amigo, la FTC no es solo necesaria, sino que debe ser reforzada, apoyada, mejor financiada para poder equiparse como corresponde, y solo ahí pedirle resultados, como que acabe con el EPP, mientras, en el estado que está y con el poco apoyo que tiene, es más que loable el trabajo de contención que hace.

El discurso oportunista de los pescadores en río revuelto, que quieren, como la mayoría, que se vaya este gobierno inútil y corrupto, solo que, ellos lo desean para tomar ellos el poder y saquear igual o peor, o el discurso cómplice, de sectores que simpatizan ideológicamente con el EPP, y muchos de ellos cómplices directos, a través de apoyo logístico, pseudojurídico, propagandístico o lo que les quede mejor, debe ser rechazado con el mismo énfasis que rechazamos la corrupción estatal. Estos personajes no buscan el bien común, buscan su beneficio en el primer caso y el totalitarismo populista de la izquierda violenta en el otro.

No a la corrupción, pero también NO ROTUNDO a los violentos y sus cómplices.

Dejanos tu comentario

16H

¿El Cuerpo de Bomberos de Paraguay, debería seguir siendo voluntario?

Click para votar