Unas siete horas después de su lanzamiento desde China, la nave espacial Shenzhou-12, con tres astronautas a bordo, se acopló el jueves “con éxito” al primer módulo de la estación espacial china en construcción, en pleno contexto de rivalidad tecnológica con Estados Unidos.

Es la primera misión espacial tripulada china desde hace cinco años y marcará un récord de permanencia para su tripulación, que estará tres meses en el espacio. En medio de un contexto de tensiones con Occidente, el triunfo de esta misión es una cuestión de prestigio para Pekín, que se prepara para celebrar el centenario del Partido Comunista Chino (PCC) el 1 de julio.

Leé también: COVID-19: la leche materna es un vehículo de transmisión de anticuerpos, revela estudio

El jueves por la tarde, la agencia espacial del gigante asiático anunció que la nave Shenzhou-12 se había acoplado con “éxito” a la estación Tiangong (“Palacio celeste”), que rivaliza con la Estación Espacial Internacional (ISS). Siete horas antes, el cohete Larga Marcha-2F despegó con los tres astronautas a las 9:22 horas locales (1:22 GMT), desde el centro de lanzamiento de Jiuquan, en el desierto de Gobi en el noroeste de China.

Después de unos 10 minutos alcanzó la órbita y la nave espacial se separó del cohete. La televisión estatal CCTV transmitió en vivo desde el interior de la nave espacial, donde los tres astronautas levantaron las viseras de sus cascos para mostrar sus rostros sonrientes. Cámaras en el exterior de la nave mostraron imágenes en vivo de la Tierra.

“Los paneles solares se desplegaron normalmente y podemos decir que el lanzamiento fue un éxito”, dijo Zhang Zhifen, director del centro de lanzamiento satelital de Jiquan. El comandante de la misión es Nie Haisheng, un condecorado piloto del Ejército de Liberación Popular, quien ha estado en dos misiones espaciales. Los otros dos tripulantes también son militares. El trío realizó más de 6.000 horas de entrenamiento para acostumbrarse a las salidas en la ingravidez. “Nos batimos en cada minuto para cumplir nuestro sueño espacial”, indicó Liu Boming, otro de los miembros de la tripulación. “Me entrené consagrándome a la causa”, añadió.

Vida espacial

Una vez terminada, la estación “Palacio celeste” tendrá unas dimensiones parecidas a la antigua instalación soviética Mir (1986-2001) y se espera que tenga una vida útil de al menos 10 años, según la agencia espacial china. La misión Shenzhou-12 constituye el tercer lanzamiento de los 11 que serán necesarios para la construcción de la estación, entre 2021 y 2022. Cuatro de esas misiones serán tripuladas.

Además del módulo Tianhe, que ya está en órbita, las otro dos restantes -que serán laboratorios de biotecnología, medicina y astronomía- serán enviados al espacio el próximo año. En Tianhe, los astronautas se dedicarán a labores de mantenimiento, instalaciones, salidas al espacio, preparación de futuras misiones y de próximas estadías de otros tripulantes.

Te puede interesar: Robot chino se toma un “selfi” en Marte

El módulo tiene un espacio para cada uno de ellos, equipo para ejercicios y un centro de comunicación con el control terrestre. En su cápsula, los tres militares podrán elegir entre 120 alimentos en las comidas y entrenarse en una cinta móvil para mantenerse en forma. El interés chino de tener su propia base humana en la órbita terrestre fue impulsado por la prohibición estadounidense para que sus astronautas estuvieran en la ISS.

Esta última -una colaboración entre Estados Unidos, Rusia, Canadá, Europa y Japón-, debe ser retirada en 2024, aunque la NASA dice que potencialmente podría seguir en funciones más allá de 2028. “Estamos dispuestos a colaborar con todo país que se comprometa con el uso pacífico del espacio”, declaró a la prensa un alto funcionario de la Agencia China de Vuelos Tripulados (CMSA), Ji Qiming.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar