Conocé estas tres propuestas navideñas elaboradas a puño y letra por artesanos y emprendedores que de un material hacen potenciales elementos decorativos para el hogar.

Texto: Micaela Cattáneo

@micaelactt

Fotografía: Nadia Monges/Gentileza

Hechos a mano

Agustina Rejala pone una porción de arcilla sobre un banquito de madera, la amasa lentamente y toma un pedazo de esta para empezar a formar la figura de María. Agustina es artesana de Areguá y elabora pesebres de cerámica para exponer en la feria navideña que se realiza cada fin de año en la ciudad. En su stand la acompaña otra artesana, Arsazia Monges, su amiga de toda la vida, quien también moldea el nacimiento del niño Jesús con barro pero con un valor diferencial: el esmaltado.

Ambas pertenecen a la Asociación de Artesanos Aregueños —conocida como La triple A—, una de las 20 organizaciones que exponen sus creaciones en la pasarela que conforman las tres cuadras de feria, sobre la calle Mariscal Estigarribia. Esta iniciativa se realiza hace 20 años en la recientemente declarada Ciudad Creativa por la UNESCO. “Nosotros aprendimos del oficio de nuestros padres y queremos que nuestros hijos sigan nuestros pasos”, confiesa el presidente de la asociación, Luis Silvano, sobre la práctica que heredaron.

Como los pesebres están hechos de forma artesanal, es decir sin moldes, desde la mitad del año las artesanas empiezan a trabajar en sus figuras. Por eso en ese pasillo largo ninguna artesanía es igual a la otra. Agustina utiliza una técnica llamada “del bodoque” porque los diseños se crean a partir de una esfera de arcilla. A veces los deja con pintura natural y en otras ocasiones, los llena de diversos colores. Algunos de sus pesebres están decorados con aserrín o ñandutí. “Hay que hacer volar la imaginación”, afirma.

Su colega, Arsazia, además del esmaltado, aplica otro método para darle una terminación original a sus figuras. “Uso la pintura que generan las hojas de mango al fuego. Coloco las artesanías sobre una parrilla y debajo de esta, ubico las hojas y las enciendo. El pesebre queda de color negro”, explica.

El puesto de Agustina y Arsazia está ubicado frente a la Municipalidad de Areguá, y los precios de los pesebres que ofrecen varían según el tamaño y la pintura utilizada. “Tenemos artesanía desde G. 25.000 a G. 350.000”, comenta Rejala. La feria navideña continúa hasta el 23 de diciembre, principalmente los sábados y domingos, todo el día. “A partir del 15 de diciembre estaremos con más frecuencia entre semana”, señala. Sus artesanías también están expuestas en el Centro Cultural del Lago (Yegros 855, Areguá).

Encender el espíritu

Una de las cosas más lindas de esta época del año es ver cómo los foquitos o serie de focos LED decoran los jardines de las casas y las calles de Asunción. Desde hace tres años, iluminar nuestros hogares puede ser también sinónimo de cuidar el medioambiente. Magdalena Moreno y Gabriel Fernández son pareja y creadores de MG Reciclados, negocio que ofrece faroles de diseños navideños y veladores hechos con botellas de plástico.

En 2016, ambos buscaron la forma de adornar con luces el jardín de la mamá de Magdalena, y en ese momento tuvieron en cuenta que fuera algo que durara más de una Navidad. Se les prendió la lamparita y decidieron fabricar faroles de botellas recicladas. El papá de May —apodo de Magdalena— los acompañó en el proceso, enseñándoles a armar la parte eléctrica. “Por eso es un proyecto aún más especial, porque él, hoy nos mira desde el cielo”, comenta ella.

La recolección de botellas es un trabajo colectivo en su barrio, ya que vecinos y familiares los ayudan a reciclar. “Mi mamá es la que más se entusiasma y va casa por casa a dejar las bolsas para que guarden los plásticos que no utilizarán más”, señala. Además, menciona que recogen muchas de las que ven por las calles porque, a esta altura, es una actividad de la que no pueden escapar.

“El punto más positivo de nuestro emprendimiento es que le damos vida al plástico, disminuimos los desechos y generamos conciencia sobre la reutilización, ya que hay infinidad de cosas que podemos hacer con ellas”, agrega Gabriel.

Todos los productos que proponen para esta y otras Navidades están hechos de forma artesanal. En su catálogo presentan los faroles tradicionales de uno o más colores, con dos diseños principales: la estrella y la flor. Además, ofrecen la flor de loto —que es el farol más grande porque está hecho de 60 botellas—, el arbolito de navidad y los clásicos veladores.

Los faroles y veladores pueden adquirirse desde G. 70.000, a excepción de la flor de loto que, por su tamaño, cuesta G. 200.000. Los productos están disponibles en el salón de MG Reciclados (Fulgencio R. Moreno 123 casi Defensores del Chaco, Fernando de la Mora, zona sur). Para pedidos comunicarse al WhatsApp (0971 173 417) o al Facebook o Instagram (@mgreciclados).

Regalo de la naturaleza

La madera es uno de los principales materiales utilizados por los artesanos de Tobatí, Cordillera. Quienes se dedican a este rubro, utilizan maderas de palo santo y cedro para tallar piezas de la Sagrada Familia y del pesebre. Según el presidente de la Asociación de Artesanos de Tobatí, Darío Cuenca, este recurso lo traen del Chaco paraguayo y las creaciones son expuestas todos los sábados y domingos en la ciudad.

Darío, en cambio, se inclina por las formas hechas con bambú. “Hace 18 años participé de un curso de preservación y desarrollo de esta planta y desde entonces, la planto en esta zona. Como es un recurso propio, me pareció que la elaboración de artesanías era la única forma de aprovechar este material”, relata Cuenca.

Él fabrica principalmente termos, guampas, bombillas, vasos y jarras, es decir todo el equipo para el tereré. Sin embargo, para estas fechas festivas ofrece lámparas que proyectan constelaciones y llama ángeles, un adorno colgante hecho de bambú y porongo que sirve para decorar el pesebre. Hasta el momento, sus productos pueden ser adquiridos exclusivamente en Tobatí.

La asociación está compuesta por 12 familias de artesanos, quienes expondrán sus tallados en madera, pesebres y cántaros —ideales para el clericó— en la feria navideña del IPA (Instituto Paraguayo de Artesanía) en el Shopping Mariscal (Quesada 5050 entre Charles de Gaulle y Tte. Zotti), el jueves 12 y el viernes 13 de diciembre.