El Senado aprobó con modificaciones el proyecto legislativo por el cual se protege a los niños y adolescentes de las influencias de las máquinas tragamonedas. El tratamiento de esta ley se dio luego de que “Tierra de nadie” develara sobre los peligros de este negocio clandestino.

En sesión ordinaria de la Cámara de Senadores, realizada en la jornada de ayer, se aprobó con modifi­caciones el proyecto de ley “Por el cual se establecen medidas de protección a menores de edad ante las influencias de las máquinas tragamonedas”.

Esta propuesta legislativa fue presentada en el 2019 por los senadores Blas Llano, Gilberto “Tony” Apuril, Fidel Zavala, Fernando Lugo, Patrick Kem­per y Silvio Ovelar, pero recién cobró vida luego de que “Tie­rra de nadie” divulgara sobre las ganancias millonarias que genera este negocio, que se mueve en negro y sobre lo expuestos que están los meno­res de edad a estas máquinas que están ubicadas en las vere­das de todo tipo de negocios.

A través de esta ley se esta­blecen mecanismos para la habilitación y explotación de las máquinas tragamonedas, permitiendo su presencia de forma exclusiva en los casi­nos y las salas de juegos y se busca, principalmente, pro­teger a los menores de edad de la ludopatía.

Las municipalidades, en coor­dinación con la Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar), serán los órga­nos encargados de regular la explotación, y se establece el régimen jurídico por el que deberá funcionar.

La senadora Esperanza Mar­tínez, presidenta de la Comi­sión de Hacienda, fue quien presentó las modificaciones para este proyecto que, en total consta de nueve artí­culos, y al que se le adicionó un nuevo capítulo.

El artículo sexto fue el que sufrió modificaciones. El proyecto, primeramente, establecía que las municipa­lidades realizarían una con­cesión a una empresa para la explotación de juegos elec­trónicos y de azar.

“Creemos que es mejor no hablar de concesiones sino de permisos de explotación de juegos electrónicos y de azar, que serán otorgados por las municipalidades, de tal manera a que no exis­tan oligopolios o monopo­lios en las adjudicaciones y que pueda haber una suerte de competencia”, expresó la legisladora.

Respecto al nuevo capítulo de la propuesta, señaló que hace referencia a la “trazabilidad y el monitoreo”. Según este nuevo ítem, las máquinas tra­gamonedas deberán tener un sistema de detección de meno­res de edad, de alarma ante la ludopatía, y de identificación de operaciones inusuales.

Además de esto, las opera­ciones de apuesta y pago de premios deberán estar iden­tificados con los siguientes datos: documento de iden­tidad, número de máquina único e irrepetible, número de transacción, lugar de apuesta, operador, municipio, hora, minuto y segundo de la apuesta y el monto apostado.

La senadora afirmó que este sistema de trazabilidad ayu­dará a transparentar los ingre­sos que generen estas máqui­nas y permitirá mejorar la recaudación del fisco. El estu­dio pasa ahora al ámbito de la Cámara de Diputados.

Dejanos tu comentario

16H

¿Qué acción debe ser emprendida ante la suba de casos de COVID-19?

Click para votar