Por Jhojhanni Fiorini, jhojhanni@gmail.com

La Entidad Binacional Yacyretá (EBY) incluyó en su listado de ayuda social, en la categoría de agua potable, la entrega de millonarios montos a varias juntas de saneamiento ubicadas en Cordillera, donde supuestamente se realizaron grandes inversiones en el año 2020, época de pandemia. Sin embargo, luego de verificar con los mismos beneficiarios, este medio constató que las cañerías no fueron instaladas en su totalidad y que las fechas no son las indicadas en el listado.

Es así como la administración de Nicanor Duarte Frutos entregó en teoría G. 197.150.000 a la Junta de Saneamiento San Vicente del distrito de Atyrá en el 2020 por 5.000 metros de caños de cuatro pulgadas y una motobomba de 15 HP. Sin embargo, este medio corroboró con los mismos miembros de la Junta que en realidad la entrega se hizo el pasado 4 de julio del 2019. Esdecir, hacecasidosaños.

Igualmente, el presidente de la Junta, Miguel Franco, confesó que aún no se realizó la instalación completa de los caños, ya que poco más de la mitad recién fueron colocados. Por lo tanto, en casi dos años todavía no se logró la instalación completa de la cañería. Otro dato llamativo es que el resto de los caños estaban guardados en la casa de la hermanadeltesorerodelaJunta de Saneamiento, Pascual Candia, quien alegó que se quedan allí porque no tienen otro lugar para guardarlos.

Cabe destacar que de acuerdo al acta de recepción de estos beneficios, firmada por la coordinadora general de la Coordinación Social de la EBY, Noelia Núñez, “los representantes de la EBY realizarán el seguimiento y control del aporte otorgado, a través de eventuales visitas a la Junta de Saneamiento de la Compañía San Vicente”. Los caños y el motor fueron proveídos por la firma unipersonal de Carlos Sánchez Sartorio.

Otra obra con las mismas características es la de G. 315 millones entregada a la Junta de Saneamiento Moñairy de Atyrá, que está a pocos kilómetros de la de San Vicente, para la construcción de un pozo de 100 metros, la instalación de un tanque elevado con capacidad de 20.000 litros y la provisión de una electrobomba. En este caso también se entregaron 5.000 metros de caños de 60 milímetros, pero solo se lograron instalar poco más de 200 metros, según confirmó el vicepresidente de la Junta, Samuel Velázquez.

Este hecho resulta irónico teniendo en cuenta que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, ya inauguró la obra el 2 de marzo pasado durante una jornada de gobierno. “Hicimos un proyecto en setiembre del año pasado, solicitando lo que necesitamos a la EBY, y en enero recibimos la obra”, comentó el poblador. Asimismo, indicó que no firmaron nada en el momento de recibir el beneficio, por lo que aseguró que no tenía ningún documento que mostrar para respaldar los gastos.

REPARTIJA SIN CONTROL

Los hechos mencionados repiten la seguidilla de casos de reparto sin control alguno del dinero para las inversiones sociales de la binacional. Como pruebadeestoesqueenvariasde las juntas de saneamiento visitadas se comprobó que los equipos no estaban donde debían porque los propios miembros de la junta llevaban a sus casas los insumos.

Este es el caso de la Junta de Saneamiento Isla Alta de la ciudad de Nueva Colombia, allí la EBY entregó obras y equipamiento por G. 183.490.000 durante el año 2020. Según el presidente de la Junta, Rafael Mora, el presupuesto incluía la provisión de un generador de 20 kVA, la construcción de una caseta metálica para el generador, además de la refacción y readecuación de la sala de máquina.

Gracias a un documento al que accedió este medio, que no quiso compartir el presidente de la Junta, se pudo comprobar que el paquete también incluía la provisión de una computadora, un monitor, una impresora, una mesa para la computadora e incluso una silla giratoria y un software de administración y cobranza. Ninguno de estos elementos se encontraba en el lugar.

Consultado sobre este hecho, el presidente indicó que la contadora de la Junta tenía la computadora en su casa porque estaba aprendiendo a usar el software que, según el titular de la Junta, tendría un costo de G. 13 millones. El documento con las especificaciones de la ayuda recibida tiene fecha 26 de diciembre del 2020. También cuenta con la firma de Rafael Mora y Nelson Lezcano, en representación de la firma contratista Emprendimientos Tauro Sacie.

Además de esta Junta, en el listado aparece que en el 2020, Yacyretá otorgó G. 47.300.000 alaJuntadeSaneamientoComisión de Cantereros Distrito de Emboscada. Este medio se comunicó con el presidente de dicha comisión, Ramón Bogado, quienaseguróquelaúnicaayuda que recibieron de parte de la EBY tiene que ver con la entrega de 20 motobombas, aunque no supo precisar si el monto correspondía exactamente al que figura en la web de la binacional. “Solamente a nosotros se nos trajo las motobombas y se nos entregó”, puntualizó.

No obstante, mediante una búsqueda por internet, este medio también comprobó que la entrega se realizó exactamente el 16 de agosto del 2019, o sea, un año antes de lo que afirma la EBY. En el acto de entrega estuvo presente además el diputado de la ANR, Añetete, por Cordillera, Roberto González, quien demostró con su presencia que, como siempre, se ha usado durante la administración de Duarte Frutos los fondos sociales como botín político para impulsar figuras.

Nicanor Duarte Frutos.
Acta de recepción de beneficios para la Junta de Saneamiento de San Vicente donde se especifica que la EBY debe realizar un monitoreo.
Engineering SA, en planta móvil pagada por la EBY.
Caños donados por la EBY hace dos años están guardados en la casa de la hermana del tesorero de la Junta de Saneamiento San Vicente de Atyrá. (foto: Pánfilo Leguizamón)

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar