Apenas logró su libertad bajo las medidas alternativas a la prisión, el diputado y dirigente colorado del departamento de Paraguarí Miguel Cuevas, imputado por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y declaración jurada falsa, fue partícipe de una multitudinaria fiesta de bienvenida en plena crisis sanitaria por el covid-19.

El político de profesión zapatero, apodado por muchos como el “Mago Merlín” debido a que se desconoce el origen de su fortuna, fue recibido primeramente por una turba de fieles operadores, quienes con carteles, bombos y a gritos festejaron la decisión de que el legislador haya abandonado la sede de la Agrupación Especializada para guardar prisión domiciliaria en su casa, localizada en Sapucai, tras permanecer por más de 7 meses privado de libertad.

Los festejos se iniciaron en plena vía pública del departamento de Paraguarí, sin tener en cuenta los protocolos sanitarios básicos establecidos por el Ejecutivo para combatir al covid-19, que azota no solo al país, sino al mundo entero. Posteriormente, ya estaba preparada una fiesta en su domicilio con músicos, bebidas y una notoria aglomeración sin mantener el aislamiento recomendado por el Ministerio de Salud Pública, mientras que miles de paraguayos aún permanecen encerrados en sus viviendas aportando con el sistema sanitario para evitar la propagación de la enfermedad.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar