Pese a que los medios han identificado a varias personas en la alteración de la escena del crimen de Rodrigo Quintana, la fiscala Esmilda Álvarez aún no ha llamado siquiera a una declaración testimonial. El abogado de la heredera de la víctima, Fabián Ramírez, dice que dicha lentitud es sospechosa.

Ya ha pasado casi un mes, varias personas fueron identificadas en la alteración de la escena del crimen de aquella trágica madrugada del 1 de abril del 2017, cuando murió Rodrigo Quintana, en la sede del Par­tido Liberal Radical Autén­tico (PLRA), inclusive una persona admitió tocar uno de los elementos, Olga Pare­des, sin embargo el Ministe­rio Público, representado por la fiscala Esmilda Álvarez, no llamó a declarar a nadie de los autores. Solo dio su decla­ración testimonial Ricardo Estigarribia, abogado de Gus­tavo Florentín, quien junto a Víctor Raúl Estigarribia y Sandra Barrios, sacaron a la luz las nuevas imágenes.

De confirmarse el caso esta­ríamos ante un hecho de frustración a la persecución y eje­cución penal y posiblemente asociación criminal.

Para el representante legal de la hija y heredera de la víc­tima, Fabián Ramírez Mora, se presenta muy sospechosa la demora con que actúa la fiscala que investiga el caso, que no ha llamado a nadie a declarar, mucho menos para indagatoria inclusive, pese a que varias personas fueron identificadas, como la abo­gada Olga Paredes, Ramona Mabel Cantero, Fernando Cáceres, el propio subofi­cial Juan Cáceres, custodio del diputado Eusebio Alva­renga, como también el cho­fer de Efraín Alegre, de nom­bre Luis Osvaldo Sánchez.

También están: Efraín Ale­gre Irún, hijo del presidente liberal, el polémico Stiben Patrón, quienes son recono­cidos en las imágenes cam­biando y escondiendo CPU de las oficinas, principalmente de la presidencia.

“No quiero pensar en una deliberada inacción de la Fis­calía o capaz no le quiere per­judicar a sus colegas, quienes ya acusaron, pero no puede ser tamaña lentitud, ya se vuelve sospechosa para noso­tros”, dijo Ramírez Mora.

En otro momento Ramírez manifestó que esto de ver por fotogramas es para dar mayor lentitud a la investiga­ción y de esta manera enfriar todo el caso.

“Para nosotros es la excusa per­fecta el tema de mirar fotogra­mas, minuto a minuto para per­der tiempo”, dijo el abogado.

Según Ramírez, en la unidad fiscal le manifestaron que tie­nen recarga de trabajo, por lo que el proceso se vuelve lento, la agente del Ministe­rio Público está con un jui­cio de un quíntuple homici­dio que concentra el cien por ciento de su atención. Ante esta situación, manifestó el abogado que no es ninguna excusa dicha afirmación.

La fiscala Álvarez había manifestado en su momento que ya avanzó mucho en la investigación, que ya había visto todas las imágenes y que esta semana tendría novedades respecto al tema, pero finalmente dijo otra cosa, que está con recarga de trabajo.

Dejanos tu comentario

19H

El presidente de la Ande vaticina "un mejor verano" con el servicio, ¿usted qué opina?

Click para votar