• POR RICARDO RIVAS
  • Corresponsal 
  • Corresponsal en Argentina

La Multisectorial de la Comunidad Para­guaya Residente en la Argentina expresó el más “enérgico repudio a la actitud prepotente y sin compromiso social” de la cónsul general de Paraguay en este país, Celia Cañete Cardozo, y sus más cercanos colabo­radores –la consulesa en la localidad bonaerense de San Justo, María Ama­lia Barboza Cabrera, y el cónsul en la ciudad de La Plata, Juan Cano Monta­nía, ambos funcionarios de carrera, que “no pres­tan la debida atención a los compatriotas” que recu­rren a ellos.

Los reclamantes, además, anunciaron que el próximo martes 14, Día de la Inde­pendencia, a las 18:00, se manifestarán frente al consulado de Paraguay en esta ciudad “para que las autoridades sepan qué necesitamos las paragua­yas y los paraguayos resi­dentes”.

En ese contexto, la Multi­sectorial se dirige al presi­dente Mario Abdo Benítez y le recuerda al mandata­rio que el día en que asu­mió la primera magistra­tura se comprometió a “no delegar el poder en manos de burócratas fríos (por­que) el pueblo te elige para gobernar, no te elige para que vos delegues ese man­dato en burócratas”.

El consulado de Paraguay en Buenos Aires es centro de conflictos.
El consulado de Paraguay en Buenos Aires es centro de conflictos.

Por su parte, el dirigente comunitario Salomón Ramírez Santacruz, pre­sidente del Club Depor­tivo Paraguayo, explicó a La Nación que “en estos tiempos de crisis econó­mica como la que se vive en la Argentina, las y los com­patriotas más vulnerables, con enormes carencias, que en general son los que llegaron a la Argentina en los últimos tiempos, tienen que pagar aranceles que oscilan entre los 15 y los 20 dólares (unos 675 a 900 pesos argentinos o 93.820 a 125.094 guaraníes) para obtener, por ejemplo, cer­tificados de matrimonio, de nacimiento o de ante­cedentes, imprescindibles todos para tramitar la resi­dencia legal aquí y trabajar en blanco, como lo indica la ley”.

COMUNICADO

En un comunicado que produjo la Multisectorial se consigna que “la cón­sul general, en reiteradas ocasiones ha manifestado públicamente que su única misión es la de recaudar para las arcas del Ministe­rio de Relaciones Exterio­res, sin ofrecer ni escuchar sugerencias para mejorar y ampliar los servicios, que todo consulado com­prometido con sus conna­cionales debe cumplir”.

En diálogo con funcio­narios de esa dependen­cia paraguaya en esta ciudad que exigieron reserva de sus identida­des, este corresponsal confirmó totalmente los motivos por los que pro­testa la comunidad para­guaya, dado que asegu­raron que “el consulado recauda entre 50 mil y 70 mil dólares (entre 326,2 y 437,78 millones de guara­níes) mensuales en aran­celes, lo que cada año pro­media una suma cercana a los 700 mil dólares (unos 4.502,88 millones de gua­raníes)” y precisaron que “cuando le decimos a la señora Cañete Cardozo, cónsul general, que las y los compatriotas no pue­den pagar esas sumas, de mala manera nos dice que ella vino para recau­dar porque tenemos que arreglar el edificio que se cae a pedazos”.

Tanto esos funcionarios como el comunicado emi­tido por las organizacio­nes comunitarias admiten que los aranceles consu­lares los establece la Ley N° 4.033/2010, pero des­tacan que “su aplicación se encuentra suspendida desde el 2011” en lo que concierne a la tramita­ción de los documentos que exigen las autorida­des migratorias argenti­nas en función de “la espe­cial situación social de los paraguayos” en este país “en el peor momento de la profunda crisis económica y social en Argentina”.

La queja agrega también la falta en las dependencias consulares de “un servicio de asistencia tutorial a los connacionales para reali­zar los trámites migra­torios digitales ‘on line’ vigente” aquí.