El canciller nacional, Luis Alberto Cas­tiglioni, evitó ayer hablar sobre las publicacio­nes que consideran al pre­sidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, como un depredador de la libertad de prensa. Tras unas breves declaraciones, en las cuales defendió las últimas elec­ciones en ese país, decidió abandonar la conferencia de prensa tras insistírsele sobre las denuncias internaciona­les que hablan sobre el grave retroceso de la libertad de prensa –por más de tres déca­das– en dicho país.

“Yo creo que la comunidad internacional fue testigo de las elecciones libres y demo­cráticas que se produjeron en Turquía. Primero para la reforma de la Constitución Nacional, que fue echa con observación internacional, y luego las elecciones, en las cuales el presidente Erdogan fue electo. Es un presidente electo por su pueblo, su elec­ción no fue cuestionada abso­lutamente por nadie”, expresó.

Recep Tayyip Erdogan, de Turquía, en su encuentro con Mario Abdo.
Recep Tayyip Erdogan, de Turquía, en su encuentro con Mario Abdo.

Sin embargo, cuando fue consultado específicamente sobre la clausura de medios de comunicación, así como la detención y expulsión de periodistas de Turquía, indicó que “si hay algunas personas molestas por estos logros del Paraguay, ya es un problema de ellas con su personalidad”, y no encon­tró mejor forma de terminar la conferencia que abando­nando la rueda de prensa rea­lizada en el Palacio de López en evidente gesto de molestia.

No es la primera vez que el principal responsable de la diplomacia paraguaya asume esa actitud. Durante el corto tiempo que ejerce la titularidad del Ministe­rio de Relaciones Exterio­res, en varias ocasiones pre­firió cerrar abruptamente el diálogo con los comunicado­res para no contestar ciertas preguntas.

CIERRE DE MEDIOS EN TURQUÍA

Un informe internacional señala que en los últimos años fueron clausurados al menos 124 medios de comunicación por decreto presidencial en Turquía. También, más de 200 periodistas fueron inte­rrogados, 125 detenidos y decenas de ellos fueron expulsados del país.

Cabe mencionar que el jefe de Estado, Mario Abdo Bení­tez, firmó el domingo último acuerdos con el mandata­rio turco, quien es un fuerte aliado de los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Rusia, Vladimir Putin.

“Turquía da un balón de oxí­geno a Maduro con inver­siones y apoyo político”, publicó en estos días el dia­rio El País al referirse al convenio firmado en Cara­cas entre ambos mandata­rios. “Erdogan estrecha su relación con Caracas fir­mando acuerdos que está previsto que superen los 5.100 millones de dólares”, señalaba el mencionado periódico, entre otras cosas.