Una compañía del Brasil montará en la planta industrial un sistema que mitigará olores. Archer espera que con esta inversión acaben los disgustos de pobladores de Loma Grande y Nueva Colombia.

Un equipo periodís­tico de nuestro diario visitó ayer la planta fabril de Archer, que se encuen­tra en la compañía Boquerón del distrito de Nueva Colombia, para obtener respuestas sobre las dudas y quejas ciudadanas relacionadas con temores de que estarían contaminando el medio ambiente.

En esta visita, el gerente gene­ral de la empresa electrointen­siva Archer SA, João Frizzone, anunció que la compañía inver­tirá más de US$ 500 mil para la adopción de un sistema que permitirá neutralizar el olor que emana la fábrica en el pro­ceso de producción de carburo de silicio, que es motivo de cons­tantes denuncias de los pobla­dores de Loma Grande y Nueva Colombia. Por otra parte, el equipo de La Nación constató que la firma tiene en el lugar instalaciones de primer nivel además de brindar trabajo a un gran número de personas.

João Frizzone, gerente general de Archer SA.
João Frizzone, gerente general de Archer SA.

"Estamos en proceso de la implementación de un sistema para el tratamiento de los olores por parte de la empresa. Was­tec es el nombre de la empresa especializada en este tipo de trabajo que llevará adelante este proyecto. Calculamos que para el mes de agosto de este año ya contaremos con este sis­tema que neutralizará los olo­res", indicó el representante.

El alto funcionario también adelantó que construirán un galpón, donde se deposi­tará el coque de petróleo, ya que los pobladores acusan la supuesta presencia de un "polvillo negro", en las plantas y aseguró que los vecinos pue­den estar tranquilos y que esos olores no son perjudiciales para la salud por la experiencia con la que cuentan en otros países.

Empleados de la fábrica muestran las bolsas que contie­nen el carburo de silicio, que son exportados.
Empleados de la fábrica muestran las bolsas que contie­nen el carburo de silicio, que son exportados.

NINGÚN DAÑO PARA LA SALUD

"La fábrica de carburo de silicio no produce ninguna contaminación. La planta de Archer, instalada en la com­pañía Boquerón es similar a otras que se dedican a este rubro y que funcionan en Sudamérica, Norteamérica o Europa. La fabricación del carburo de silicio es generada a partir del carbón de petró­leo mezclado con arena y no produce ningún daño a la salud humana, animal ni vegetal", aseguró el gerente general.

Resaltó además que en el Paraguay, esta es la primera planta que se instaló por sugerencia de las autoridades nacionales para aprovechar la energía eléctrica dispo­nible en la línea de trans­misión que pasa por la zona. La empresa invirtió US$ 15 millones en la construcción de una subestática y la planta industrial.

Un operario de la planta industrial explica el proceso de fabricación de la materia prima.
Un operario de la planta industrial explica el proceso de fabricación de la materia prima.

Lamentó el supuesto hos­tigamiento de un grupo de personas quienes –según la empresa– realizan una campaña malintencionada de desinformación y presión a las autoridades locales y nacionales, que por efecto obligó a la suspensión tem­poral de las actividades de la fábrica, apenas a cuatro meses de haber iniciado sus operaciones.

Subrayó además que en mate­ria de responsabilidad social, la compañía trabaja con las comunidades aledañas para proveer de agua potable a los vecinos; en reparación y mantenimiento de caminos vecinales; en reparación y provisión de comodidades mínimas a las escuelas de su área de influencia y es la prin­cipal patrocinante de los clu­bes de Loma Grande y Nueva Colombia en el presente cam­peonato de fútbol.

Archer SA invirtió US$ 15 millones, que incluye una subestática para aprovechar la energía eléctrica.
Archer SA invirtió US$ 15 millones, que incluye una subestática para aprovechar la energía eléctrica.

EXPORTAN A TODO EL MUNDO

La compañía comenzó a ope­rar a finales del año pasado, luego de conocer el potencial que posee Paraguay, prin­cipalmente en materia de energía eléctrica, elemento indispensable para las deno­minadas empresas electro­intensivas.

Archer SA es una sociedad constituida en el país entre la firma Sicbras Paraguay SA, subsidiaria de la empresa matriz Sicbras Carbeto de Silicio do Brasil Ltda., de capi­tal 100% brasileño, que opera en el sector minero y siderúr­gico en el Brasil, América del Sur y Europa desde hace más de 16 años, y el grupo multina­cional francés Saint-Gobain (Saint-Gobain Group).

El carburo de silicio (círculo) es usado para fabricar varios materiales usados en construcción.
El carburo de silicio (círculo) es usado para fabricar varios materiales usados en construcción.

El Grupo ofrece una gama de soluciones para edificios que sean cómodos y más efi­cientes energéticamente.

Sus materiales de alto ren­dimiento también se encuen­tran en los mercados indus­triales y de consumo, tales como la industria automo­triz, aeronáutica, sanitaria y energética. A nivel local, Archer manufactura pro­ductos para la construcción, vidrios, materiales cerámi­cos, abrasivos y distribuye materiales de construcción. La materia prima es expor­tada en su totalidad a paí­ses como Brasil Argentina, Estados Unidos, Uruguay, Canadá, España, Rusia y paí­ses asiáticos entre otros.

“Yo no estoy en contra de la fábrica”

Lida Escobar exhibió un plano en el que se ve que parte de Archer está en Nueva Colombia.
Lida Escobar exhibió un plano en el que se ve que parte de Archer está en Nueva Colombia.

Intendenta de Nueva Colombia, Lida Escobar, afirma que el único problema es el fuerte olor que despide la planta.

"Yo no estoy en contra de la fábrica y creo que ningún poblador está en contra de la fábrica, porque al final le da mucho beneficio a la gente que vive en Nueva Colombia, Loma Grande, Altos, Embos­cada inclusive. O sea genera mucha fuente de trabajo, pero el tema nomas es el olor, en contra de eso sí estamos, pero en contra de la fábrica, no. Si es que ellos se ponen las pilas y traen -supuestamente ellos van a traer- unos aspersores para que no genere ese mal olor que está teniendo ahora y si traen eso, yo creo que va a solucionar el problema", dijo Lida Rosa Escobar, inten­denta de Nueva Colombia.

La intendenta explicó que recién en el mes de enero último, tras la denuncia de los pobladores sobre el olor fétido que despide la fábrica, junto a sus colegas de Loma Grande y Altos, se dieron cuenta que la multinacional estaba asentada en un área de influencia de tres municipios, por lo que ameri­taba la intervención de las tres autoridades comunales.

"La construcción no fue aprobada por la Municipa­lidad de Nueva Colombia ni tampoco por la Municipali­dad de Loma Grande; según tengo entendido fue apro­bada solo por la Municipa­lidad de Altos. En el 2012, cuando se iba a vender esa propiedad en Loma Grande, hubo una conversación con el intendente de Nueva Colombia y de Altos, y ahí no se pusieron de acuerdo, pero al final quedó en la Municipalidad de Altos, porque anteriormente estas tierras le pertene­cían a la ciudad de Altos, después nomas se inde­pendizó Nueva Colombia y Loma Grande", manifestó Escobar al equipo periodís­tico de La Nación, que ayer la visitó en la intendencia.

Vecinos de la compañía Inglés Cué, manifestaron que la fábrica opera con la habilita­ción de Loma Grande y de Altos, aunque estos no sufren directa­mente con el olor nauseabundo.

La jefa comunal convocó para esta semana a una reu­nión con la Junta Municipal a fin de analizar el problema y la confusión generada a raiz de que Archer, hace 15 días, presentó para aprobación el plano de la Prevención Con­tra Incendios (PCI). Escobar explicó que no podían tratarlo porque todavía no aprobaron los planos de la construcción de la planta.