El presidente de la República, Horacio Cartes, pidió al actual gobernador del Guairá, Óscar Chávez, que encare el trabajo de solucionar los conflictos del Partido Colorado en el departamento en honor de la unidad partidaria con miras a las elecciones generales del 22 de abril próximo.

Uno de los coordinadores de campaña de la Lista 1, Luis Gneiting, resaltó prime­ramente la predisposición del gobernador que "ante­pone al partido ante cual­quier cuestión personal. Estamos muy sorprendi­dos, estamos confortados por la actitud", resaltó ante la predisposición del jefe departamental de renun­ciar a su cargo a favor de la disidencia colorada.

Ante la consulta de que el mismo (Chávez) renunciaría hoy, según informaron fuen­tes cercanas, el ex goberna­dor de Itapúa lo desmintió y dijo que "no es tan fácil". "Tenemos que ver su gestión, tenemos que ver cómo cae a la dirigencia, tenemos que poner ante el plenario cole­giado. Tenemos que hablar con los concejales colorados y con los otros", refirió. Aña­dió que es mejor "iniciar un proceso de diálogo" y "bus­car el menor trauma posible en lo que pueda acontecer en la Gobernación de Guairá".

Gneiting manifestó que se entendió el mensaje de "condi­cionar toda la situación a fin de que haya una unidad absoluta, indeclinable y que sea real en el departamento porque esto va a ser muy sano, va a tran­quilizar y calmar las aguas".

La tensión de los colorados en el departamento se inició tras la renuncia del ex gobernador y actual candidato a senador por la ANR, Rodolfo Fried­mann, quien denunció ante las autoridades la falsificación de su firma. No obstante, la Justicia Electoral y el Minis­terio de Hacienda recono­cieron al ex concejal Chávez como jefe departamental en funciones.