El médico pediatra e infectólogo Tomás Mateo Balmelli manifestó que esperan que el ministro de Educación, Eduardo Petta, no haya engañado a todo el país con las cifras reveladas de las instituciones aptas en términos sanitarios y de infraestructura para recibir a los alumnos en clases presenciales. Este martes iniciaron las clases presenciales y el titular de la cartera educativa aseguró que el 77% de las instituciones está adaptado a los protocolos para mitigar el contagio del COVID-19.

“Esperemos que el ministro no nos engañe al decir que el 77% de las instituciones está adaptado a las condiciones sanitarias para que los niños vuelvan a las clases después de un largo año, así para que estén seguros y también los docentes”, expresó el profesional en conversación con la 1000 AM.

Podés leer: Se inició retorno gradual a clases presenciales en modo COVID

El doctor Balmelli aseveró que hoy Paraguay se encuentra jugando en una cancha bastante difícil y afirmó que la transmisión del COVID-19 se encuentra en un nivel muy alto. “Hospitales de referencia están totalmente saturados, a nivel previsional y de hospitales universitarios hay todavía camas libres. Pero hospitales insignia están totalmente rebasados”, aseveró.

Agregó que “uno de los indicadores para el riesgo alto, bajo o moderado en el inicio de clases es la respuesta sanitaria, otro es porcentaje de positivos testeados diarios y otro es el número de infectados por día en los últimos 14 días, esto sumado a una infraestructura sanitaria dentro de las instituciones educativas acorde a las necesidades con una educación a los niños y docentes, y a padres de los niños”.

Podés leer: Plantean interpelar a Mazzoleni por enviar a chicos a clases en la etapa más crítica del COVID-19

“Hay un riesgo educativo-cultural”

A criterio de Balmelli, debemos ser realistas y tener en cuenta que como país se nos presentan muchas dificultades desde el momento de elecciones de autoridades. Por esto, afirmó que la ciudadanía no debe generar grandes expectativas y tener en cuenta cuál es la realidad. “Si vamos a esperar que el 95% de las escuelas esté en condiciones, que la contingencia sanitaria dentro de las instituciones sea perdurable en el tiempo, lleguen las vacunas y se cree una inmunidad comunitaria, no vamos a enviar a los chicos en el corto plazo”, dijo.

El infectólogo explicó, por ejemplo, que el niño de las regiones rurales está siendo utilizado por sus padres para trabajar en la chacra. “Los padres se dieron cuenta que los niños les fueron útiles al no ir a la escuela y con eso no le van a enviar más a clases. Hay un riesgo educativo-cultural, se podría perder esa capacidad de pensar de darle a los chicos”, refirió.

Por último, adelantó que la pandemia va a seguir aún por todo el 2021 y gran parte del 2022, por lo que consideró que si van a estar buscando factores de riesgo, se debería volver bien a la fase cero de la cuarentena. “Los contagios no solo se darán en las escuelas, sino también en los encuentros y reuniones sociales”, culminó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar