María Librada Centurión, de 34 años, se encuentra en el Servicio de Urgencias del Hospital de Clínicas, con un cuadro de pancreatitis y complicación a causa de una piedra en la vesícula. Su hermana, Marta Alejandra González, es una mujer que durante meses trabajó cocinando olla popular para dar de comer a sus vecinos durante la cuarentena en un asentamiento de Itauguá.

Ahora apela a la solidaridad de la ciudadanía y pide colaboración, ya que necesita ayuda económica urgente para hacer frente a los gastos hospitalarios, atendiendo que el hospital escuela no forma parte del sistema de Salud Pública y los medicamentos que requiere son de alto costo.

Esto es debido a la alta saturación de pacientes tanto en el Servicio de Urgencia Adultos normales como en Urgencias respiratorias, donde atienden a pacientes COVID-19 positivo; y que todas las camas están ocupadas, así como también las camas de Terapia Intensiva, según el Departamento de Comunicación de Clínicas.

Leé más: Hombre con tumor en el cuello y estado de putrefacción urge asistencia

“Ella está internada en el Hospital de Clínicas desde ayer en la parte de Urgencias, no sé si ya le consiguieron una cama. Su diagnóstico es pancreatitis y se le complicó a causa de piedra en la vesícula, también su hígado está comprometido”, refirió Martha Alejandra en contacto con La Nación.

Los interesados en colaborar con González y su hermana para hacer frente a los gastos médicos y todo lo que representa la internación en Clínicas pueden contactarse al (0991) 601-677.

Centurión se trasladó de Coronel Oviedo a San Lorenzo, tras complicarse la pancreatitis o inflamación de páncreas, que fue empeorando aún más a causa de la piedra en la vesícula que padece la mujer desde hace varios años.

Leé también: Nueva manifestación docente en rechazo al recorte presupuestario

“Tiene muy inflamado el páncreas, por eso no le pueden operar, está en la parte de Urgencias con mi hija -su sobrina- y otra amiga. Estaba en IPS de Coronel Oviedo y como no es asegurada tuvo que venir acá para ser atendida”, explicó González.

Los pacientes deben aguardar resultados de pruebas COVID-19 para ser trasladados a otras áreas de internación. Independiente a la saturación, deben aguardar los resultados para ser trasladados.

El hospital escuela no depende del sistema de salud pública, sino de la Universidad Nacional de Asunción (UNA). Tanto insumos como medicamentos son proveídos de acuerdo a stock de la Farmacia Social de Clínicas y si no se cuenta con lo requerido, el paciente debe costear.

Podes leer: Abdo reapareció en Alto Paraná tras siete meses de pandemia a inaugurar obras


Dejanos tu comentario

11H

Diputados votaron a favor de la interpelación de la ministra de la Niñez. ¿Es una decisión acertada?

Click para votar