Esta tarde, la Fiscalía presentó imputación contra el capataz Vicente Ramírez Acosta y a su esposa Elizabeth Duarte, como autores del crimen de los abuelos Alcibiades Desiderio Ayala Coronel, de 73 años, Francisca Nidia Núñez Romero, de 71 años, y sus dos nietos menores de edad. El encargado de la estancia Taguató confesó ser el autor material del homicidio ocurrido en la estancia Taguató, en Mariscal Estigarribia, departamento de Boquerón, Chaco.

Ramírez fue imputado por homicidio doloso, abigeato, hurto especialmente grave y robo agravado. En tanto que su esposa, Elizabeth Duarte, fue imputada por homicidio doloso, abigeato, hurto especialmente grave y robo agravado. Los adultos mayores y los niños llegaron el martes a la estancia Taguató, donde fueron asesinados en horas de la tarde.

El capataz confesó que fue el responsable de la muerte de los abuelos y los nietos, en complicidad con su esposa. Igualmente declaró que con la ayuda de su pareja arrojaron los cuerpos en una fosa hasta tapar con cemento para intentar borrar las evidencias. Ramírez cometió el crimen por una pelea con su jefe, que supuestamente le adeudaba el sueldo, según su propio testimonio.

“Él argumenta que fue una discusión porque le debía dinero. Más que eso no contó en detalle porque es parco, de poco hablar”, expresó el fiscal Héctor Velázquez, en contacto con C9N. El fiscal manifestó que en la siguiente etapa de la investigación tendrán que determinar cuál fue el móvil que impulsó a estas personas a cometer este crimen “atroz, horroroso y horrible”, afirmó.

Hermanos imputados por abigeato

Por su parte, los hermanos Carlos Leonor Vera Medina y José Vera Medina fueron imputados por abigeato, robo agravado y asociación criminal. También habrían participado e hicieron de intermediarios con la persona que vendió los animales en el frigorífico. Además fueron acusados de ser quienes proporcionaron los choferes y camiones para trasladar las casi 90 cabezas de ganado robadas.

“Los hermanos están fuera del crimen por el momento. De acuerdo a los datos recabados hasta el momento no hay nexos o causal en el asesinato. Vera Medina, Carlos y José, no habrían participado directamente en el asesinato de la familia, pero sí del robo de ganado”, expresó Velázquez.

Igualmente Alberto Chamorro, chofer de uno de los camiones que transportaron a los animales desde la estancia fue procesado por abigeato y asociación criminal.

El abogado Ricardo Ramírez fue detenido e imputado por abigeato y asociación criminal. Además Juan Casimiro Galeano, de profesión veterinario, detenido esta mañana, fue imputado por abigeato y asociación criminal, ambos facilitaban el proceso del abigeato y comercialización del ganado.

“Él fue quien negoció con este señor de Concepción el cupo del frigorífico, contrató los servicios de Chamorro y le encargó a este para que contrate a los otros camiones para hacer el servicio. Este sabía perfectamente para qué iban. Sabían que iban a sacar un ganado hurtado”, afirmó el fiscal.

El lote ingresó al frigorífico Athena Foods utilizando el cupo de entrega de animales de Aureliano Valiente Duarte, un ganadero de la zona de Concepción quien fue contactado a través de su hijo para el trabajo por Juan Casimiro Galeano Núñez Valiente.

Por su parte, Cesareo Duarte Galeano, es acusado de ser arrendatario de una estancia denominada “Santa Rosa”, que funciona en Margariño. El sujeto sería quien negoció la compra y venta de los animales de la estancia Taguató. Duarte Galeano es considerado como el que gestionó su marca para las guías de traslado de los vacunos. El hombre cuenta con antecedentes por abigeato.

Por su parte, Elvio Ramón Yegros Marecos, ex concubino de la mujer fue liberado luego de descartar que habría tenido conocimiento de que estos cometieron un hecho punible, pero en caso de ser necesario la Fiscalía requerirá nuevamente su comparecencia.