A un día de celebrarse el Día Nacional del Emprendedor Paraguayo, La Nación trae la historia de un emprendedor laborioso, proveniente de una familia humilde. Desde muy pequeño supo lo que era el esfuerzo y la dedicación, ya que trabajaba en la chacra en la compañía Ypucu de Caapucú.

Así llega en una nueva entrega de Emprendedores LN: Edgar Recalde, de 40 años, quien lidera ahora FROG Servicios Publicitarios, un emprendimiento familiar dedicado al rubro de confecciones e impresiones serigráficas desde hace más de 10 años, luego de haber adquirido los conocimientos al trabajar con una familia.

“Desde pequeño realizaba labores en la chacra para ayudar a mi familia y al terminar el colegio emigré a Asunción a la casa de un familiar, con quien aprendí esta maravillosa profesión con la que me pude superar y sostenerme”, expresó el joven emprendedor.

Lea también: Emprendedores LN: joven bachiller personaliza cajas de regalos hechas a mano

Sueña con abrir tiendas con su propia marca

Edgar comentó que por las noches estudiaba en el Centro Tecnológico de Artes Gráficas, donde terminó el curso de diseñador gráfico, y decidió emprender su propio negocio, con el propósito no muy lejano de abrir tiendas con productos exclusivos bajo su línea, FROG.

Actualmente están involucrados en el negocio la esposa y el hermano, y cuentan con un taller que se encuentra en el barrio Rincón Santa Rosa, de la ciudad de Ñemby, sobre la calle Coronel Rafael Franco casi Divino Maestro. Se los puede encontrar en Facebook como FROG Servicios Publicitarios.

Edgar Recalde (40) trabajó desde pequeño en la chacra, estudió para tener una profesión y hoy tiene su propio negocio.

Impresiones de remeras

Edgar, de 40 años, indicó en cuanto a los precios que varían mucho, ya que cada cliente tiene un pedido en especial siempre, y que agregar o quitar algo al diseño que posteriormente será impreso sobre algún material también varía según la cantidad que se precise. El trabajo de serigrafía, diseño y confección que realizan se aplica generalmente en remeras, kepis, llaveros, bolígrafos, calendarios, bolsos, tazas, hoppies, ploteados, entre otros, a más de realizar diversos productos publicitarios.

Ante la consulta sobre cómo les tomó la pandemia, Edgar aseveró que sin duda afectó bastante al rubro, porque estaban empezando a tomar los trabajos de confección e impresión de remeras con diseños exclusivos para los estudiantes, en especial de secundaria, ya sea para los safaris, campamentos, intercolegiales, UPD (último primer día), exas, así como encuentros familiares, fundaciones, misiones religiosas de jóvenes, entre otros.

Es interesante: Emprendedores LN: perdió su trabajo de vestuarista y revivió la Clínica del Vestido de la madre

El fuerte de Frog siempre fueron la confección, diseño e impresión como en remeras para los estudiantes. Foto: Gentileza.

Ante pandemia, pasó a personalizar obsequios

Tales trabajos tuvieron que quedar postergados o guardados en el armario. Al encontrarse con esa situación, Edgar tomó la iniciativa de girar el rumbo del negocio, dándole otra perspectiva, incursionando en los productos personalizados, que fueron los que reemplazaron a los tradicionales en esta pandemia.

Tal es así que los personalizados para regalos fueron los que dieron la escapatoria al negocio, los más solicitados, ya que la gente se volcó a obsequiar productos especiales, que tuvieran características propias del agasajado con fotos o frases, ya sea en remeras, tazas, hoppies, chopperas y todo lo que a los clientes se les pueda ocurrir, reveló.

“Definitivamente el tema de los personalizados fue un escape, porque siempre trabajábamos con colegios, escuelas, grupos religiosos y similares, cuyas actividades quedaron todas suspendidas con la pandemia y fue un bajón total, así empecé a ofrecer los personalizados para seguir trabajando”, agregó.

Puede interesarle: Emprendedores LN: Bebés y niños, los mejores clientes de Eva&Jimmy Fotografías

Creatividad y dedicación

Con lo mencionado, Edgar no dudó en defender a la actividad que realizan, que cada vez tiene más demanda, ya que se pudo comprobar que ni una pandemia pudo con la creatividad, el esfuerzo y la dedicación, trabajo honesto con el que puede solventar sus gastos de la casa y del padre.

Por ello, Edgar, a sus 40 años, deja una reflexión a los jóvenes y emprendedores que aún no encontraron su potencial, a quienes insta a ser constantes y no darse por vencidos, se despidió.

Dejanos tu comentario

14H

¿Cómo califica al Plan Nacional de Vacunación hasta el momento?

Click para votar