Comerciantes agremiados de Ciudad del Este solicitaron a las autoridades y a la ciudadanía el retorno de la paz pública en la capital esteña para reactivar la actividad comercial que va en merma desde hace meses y que se agravó con las manifestaciones, cierre de calles y protestas por la crisis política generada por el caso Acuerdo Itaipu.

“Expresamos a las autoridades nuestra profunda preocupación por el desarrollo de los acontecimientos políticos en el Paraguay y en particular en Ciudad del Este, por los permanentes cierres de rutas, y las violentas manifestaciones en fecha 14 de agosto, provocando daños a automóviles y camiones, logrando incluso el cierre de todos los locales comerciales del centro de la ciudad, sembrando el desorden, caos y anarquía”, expone un comunicado emitido en la fecha.

A criterio de los empresarios, todo la crispación política y los desmanes urbanos han causado que la ciudad se torne un "pueblo fantasma” en pleno horario laboral. “Si sumamos a todo lo mencionado, el bloqueo del puente de la amistad, privando a miles de compradores extranjeros realizas sus compras, ya pasamos a un estadio de cosas que van mucho más allá de un descontento o de una justa protesta”, continúa el texto.

Por dicha razón, exigen los comerciantes a las autoridades que ejerzan sus responsabilidades de poner orden, control y seguridad a los ciudadanos que buscan vivir en paz para “producir bienes y servicios que mantengan los puestos de trabajo”.

“La situación actual del Paraguay en franca desaceleración económica, hizo que en CDE bajaran las ventas en la mayoría de los sectores económicos entre el 30% y 70%”, señala el manifiesto.

Por último, piden a los manifestantes que los dejen trabajar tranquilos y que no se reproduzcan más actos de violencia. Este comunicado está firmado por la Cámara de Empresarios de Ciudad del Este y Alto Paraná, el Convention y Visitors Bureau de Ciudad del Este y Región, la Asociación de Hoteles del Alto Paraná, la Asociación de Estaciones de Servicio y la Asociación Rural del Paraguay.