Aunque recién hoy se sabrían los resulta­dos finales, el con­teo oficial de las elecciones presidenciales celebradas ayer en Bolivia marcaba una clara tendencia de que nin­guno de los nueve candidatos en pugna alcanzaba la mayo­ría absoluta, por lo que la puja electoral debería definirse en una segunda vuelta el 15 de diciembre.

Tras el cierre de centros de votación a las 16:00 locales (20:00 GMT), el vicepresi­dente del TSE, Antonio Cos­tas, dijo que hubo “una con­currencia importante de la ciudadanía” y celebró que el comicio haya transcurrido “con tranquilidad”. Según cifras oficiales tras ser escru­tado el 87% de las papeletas, el presidente Evo Morales, que aspira a un cuarto man­dato consecutivo, logró con­centrar el 45% de los votos; en tanto que el otro candidato, el ex presidente centrista Carlos Mesa (2003-2005), alcanzó el 37%.

CIFRAS

Durante la jornada, más de 40.000 policías y militares patrullaron la ciudad de La Paz, aunque no se reportaron episodios de violencia.

Según el tribunal electoral, 7.315.364 bolivianos fueron convocados a las urnas ayer domingo, además de apro­ximadamente 400 mil en el exterior. La ley establece que en caso de que ninguno de los candidatos alcance la mitad más uno de los votos, o logre el 40% de los sufragios válidos con una ventaja de 10 puntos sobre el segundo, los dos pri­meros más votados deberán ir a un balotaje.