• Río de Janeiro, Brasil. AFP.

La policía brasileña realizó varios allanamientos centrados en un poderoso ex ministro de Hacienda de la época de la dictadura, Antonio Delfim Netto, como parte de una investigación sobre sobornos en la construcción de la polémica central hidroeléctrica amazónica de Belo Monte.

Los sobornos, pagados por grandes constructoras, beneficiaron igualmente a partidos políticos como el PMDB (actual MDB) del presidente conservador Michel Temer y al Partido de los Trabajadores (PT) de los ex mandatarios de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Los operativos se desarrollaron en Curitiba (sur) y San Pablo (sudeste) y forman parte de la operación "Lava Jato" (Lavadero de Carros), la megacausa que investiga los millonarios desvíos en la paraestatal petrolera Petrobras, indicó la Policía Federal (PF) en un comunicado.

Según la PF, existen fuertes indicios de que el consorcio Norte Energia fue "indebidamente favorecido" por el gobierno de Lula (2003-2010) para ganar la concesión de Belo Monte, antes de ceder las obras a otro grupo que debía "pagar sobornos a partidos políticos y a sus representantes, con un 1% del valor del contrato".

Delfim Netto, de 89 años, ex diputado y ministro de Hacienda, Agricultura y Planificación del llamado "milagro económico" durante la última dictadura militar (1964-1985), "recibió 10% de lo que pagaron las constructoras en forma de sobornos" y el resto fue dividido entre el PMDB y el PT, precisa el comunicado.

Hasta ahora "se rastrearon 4 millones de reales de un total estimado en 15 millones (4,6 millones de dólares al cambio actual)", pagados por las constructoras Andrade Gutierrez, Odebrecht, OAS e J. Malucelli a "personas jurídicas relacionadas con Antonio Delfim Netto mediante contratos ficticios de consultoras".

El juez Sergio Moro ordenó el bloqueo de 4,4 millones de reales del ex ministro, su sobrino y las empresas administrados por ellos.