Familiares de víctimas de coronavirus presentaron este miércoles querella ante el tribunal de Bérgamo, en el norte de Italia, por negligencia y errores en el manejo de la pandemia que causó la muerte de más de 34.000 personas. Se trata de la primera acción legal en grupo presentada en la península, entre los países más golpeados por el coronavirus.

“No queremos venganza, queremos justicia”, aseguró Stefano Fusco, de 31 años, entre los fundadores del grupo en Facebook Denunciaremos. Verdad y justicia para las víctimas del COVID-19”, cuyo abuelo murió del virus en marzo en un hogar para ancianos.

Los familiares presentaron 50 denuncias a la fiscalía de Bérgamo, la ciudad mártir de la pandemia, “porque se ha convertido en el símbolo de esta tragedia”, explicó. La página Facebook, que en sólo dos meses cuenta con más de 50.000 adhesiones, se transformó en un comité nacional, con abogados que estudian presentar otras 150 querellas, explicó Fusco.

Lea también: Despiden a médicos por criticar manejo de la pandemia en Nicaragua

Los familiares acusan a las autoridades por haber tardado en declarar la ciudad “zona roja”, algo que la asociación, así como algunos partidos y sindicatos, atribuyen a que se antepusieron los intereses económicos a los de la salud ya que se trata de una próspera zona industrial.

La fiscalía de Bérgamo ya había abierto una investigación y escuchado los testimonios de políticos, entre ellos el gobernador de Lombardía, Attilio Fontana. Las autoridades judiciales pidieron hablar con el primer ministro Giuseppe Conte como “persona informada” de los hechos, según informaron este miércoles fuentes de prensa local.

Los magistrados desean escuchar a Conte y dos ministros acerca de los retardos en declarar “zona roja” los municipios de Nembro y Alzano Lombardo, particularmente afectados por la epidemia.

“Voy a declarar todo lo que sé, con conciencia. Estoy sereno”, adelantó el primer ministro y precisó que se reunirá con los fiscales el viernes. “Los ciudadanos tienen el derecho de saber y nosotros la obligación de responder”, añadió.

Te puede interesar: Ceniza volcánica obliga a cerrar un aeropuerto en Ecuador

La disputa entre el gobierno central, formado por el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático (PD, centro-izquierda), y las autoridades de la región Lombardía, de la que depende Bérgamo y donde gobierna la derechista Liga, por la gestión de la epidemia ha sido constante durante toda la crisis.

Los familiares cuestionan también la política de recortes aplicada por años al sistema de salud para favorecer una privatización que golpea a los más vulnerables. Algunos familiares contaron las tragedias padecidas, sea por la falta de información o por la atención deficiente durante la emergencia sanitaria.

Mirá esto: Nuevo coronavirus circulaba desde agosto de 2019, sugiere estudio

Lágrimas de sangre

Cristina Longhini, farmacéutica que perdió a su padre Claudio, de 65, durante la pandemia, ahora quiere saber ante todo la verdad sobre la muerte de su progenitor en el hospital de Bérgamo, colapsado entonces por la emergencia.

“Mi padre acababa de jubilarse, estaba en buen estado físico, cuando comenzó a presentar síntomas, fiebre, disentería y vómitos”, contó a la prensa. “Cuando murió se olvidaron de avisarnos”, lamenta Longhini, quien tuvo que identificar luego el cuerpo. “Estaba irreconocible, tenía la boca abierta, los ojos hinchados, en las órbitas tenía lágrimas de sangre”, rememora Longhini.

Debido a que los cementerios locales estaban llenos, el ataúd fue transportado, junto con una docena más, en un camión militar a un destino desconocido para la familia, que finalmente descubrió debido a que recibió por correo la factura de la funeraria por su cremación, realizada a 200 km de distancia.

“Queremos saber, punto por punto, cómo fue el manejo de las emergencias, los errores, las responsabilidades”, explicó a la prensa el presidente del comité, Luca Fusco (padre de Stefano).

“Por la gente de Bérgamo, por todos aquellos que han perdido a una persona querida, pedimos justicia”, resume a la AFPTV Laura Capella, de 57 años, miembro del comité, quien como los otros familiares no aspiran a obtener indemnizaciones.

Fuente: AFP

Lea también: Hospitales casi saturados en Perú, donde los casos de COVID-19 superan 200.000

Dejanos tu comentario

17H

¿El Cuerpo de Bomberos de Paraguay, debería seguir siendo voluntario?

Click para votar