El Tribunal de Apelaciones ratificó la prescripción de la causa por supuesta alteración de la escena del crimen en el caso del asesinato de Rodrigo Quintana ocurrido el 31 de marzo de 2017. Estaban imputados Olga Paredes, Stiben Patrón y el hijo de Efraín Alegre. Tiempo perdido, debido a videos no proporcionados a los acusados. Se ocultaron evidencias que comprometen a liberales.

Este viernes el Tribunal de Apelaciones se ratificó en la prescripción de la causa contra Olga Paredes, Ramona Mabel Cantero, Fernando Cáceres, Stiben Patrón y Efraín Alegre Irún, hijo del presidente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), por los hechos de frustración de la persecución y ejecución penal y alteración de la escena del crimen de Rodrigo Quintana.

La decisión se dio luego de que ya el juez Gustavo Amarilla resolviera hacer lugar al pedido realizado por el abogado Cristian González López a favor de los imputados. Hay que recordar que la agente del Ministerio Público, Esmilda Álvarez, había indicado que la causa penal no puede prescribir, ya que el inciso 2 del artículo 102 del mencionado código indica que “el plazo correrá desde el momento en que termine la conducta punible”.

Podés leer: Ubican como “asesora” en Puertos a hija bachiller de candidata

Resolución del Tribunal de Apelaciones sobre el caso de Rodrigo Quintana. Foto: Gentileza

Es decir, que los plazos deberían empezar a correr cuando el caso de Gustavo Florentín llegue a su finalización. Igualmente, la fiscala había señalado que el artículo 103 del Código Penal que establece que “el plazo para la prescripción se suspenderá cuando, por circunstancias objetivamente insuperables, la persecución penal no pueda ser iniciada o continuada”, en este caso es por frustrar la investigación con la alteración de datos y sabotaje del sistema informático.

Aún así, con todo esto, el Tribunal resolvió ratificar la decisión del magistrado y beneficiar a los adherentes del Partido Liberal.

Antecedentes

Cabe recordar que en el acta de imputación de agosto del año pasado, se establecía que los imputados habrían alterado y modificado las evidencias que se encontraban en el lugar donde ocurrió el homicidio en el que resultó víctima Rodrigo Quintana.

Mirá también: Contrataciones suspende licitación cocinada a favor de empresa de los Friedmann

El acta de imputación establecía que los imputados habrían alterado y modificado las evidencias que se encontraban en el lugar. Foto: Archivo

Así también, Stiben Patrón y Efraín Alegre Irún habrían inutilizado datos almacenados magnéticamente en las CPU con las cuales son visualizados en las imágenes del circuito cerrado que, conforme al horario, habría ocurrido con posterioridad al fallecimiento de la víctima, a fin de impedir el acceso a la información contenida en las mismas.

La muerte de Rodrigo Quintana ocurrió hace cuatro años atrás durante una serie de manifestaciones en adyacencias del Congreso, que luego derivaron en su quema durante el viernes 31 de marzo. Los disturbios se trasladaron a otros puntos del centro de Asunción, como por ejemplo la sede del PLRA, donde justamente se produjo el asesinato de Rodrigo Quintana, ya en los primeros minutos del 1 de abril.

El comisario Tomás Paredes Palma y el oficial Guido Amarilla fueron imputados por el Ministerio Público, por haber ingresado al local partidario aquella noche.

Te puede interesar: Rosario de irregularidades en llamado a favor de los Friedmann


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar