Lobby y fuertes presiones generaron inesperado cambio de firma subcontratada inicialmente en obra de la Costanera Norte, y el caso se suma a seguidilla de sospechosas maniobras de la administración de Arnoldo Wiens.

Nuevamente el Minis­terio de Obras Públi­cas y Comunicaciones (MOPC) es blanco de sospecha al conocerse el extraño cam­bio de la firma subcontratada para las obras de refulado del parque lineal de la Costanera Norte. Esta vez acomodaron a una empresa con sombríos antecedentes para que reem­plazara a otra firma que ya venía ejecutando los trabajos desde el año pasado.

Paul Hellmers fue imputado por el Ministerio Público por daño al medio ambiente en el marco del megacasino que se construía en Limpio.

Se trata de la empresa Signa­ture SRL, de los representantes legales Norman Hellmers y Paul Hellmers dos Santos, que reem­plazó en febrero a Panchita G en los trabajos de refulado del río Paraguay. No se explica por qué la firma Ginsa SA, que fue contratada para esta megaobra, decidió de repente terminar con el trabajo que venía desa­rrollando junto a Panchita G y colocar en su lugar a Signature SRL. Sin embargo, informacio­nes manejadas hablan de que hubo una fuerte presión desde la cartera de Obras.

Una regulada en los pagos habría obligado a Ginsa a desprenderse de Panchita G, de hecho la orden de arriba apuntaba al cambio para rea­comodar a la subcontratista amiga y así ejecutar sin obs­táculos el contrato.

Cabe recordar que no sería la primera vez que la adminis­tración de Arnoldo Wiens se ve envuelta en un caso similar, ya que meses atrás saltó el caso del puente peatonal de estilo ñan­dutí encargado a la empresa Engineering SA, que fue sobre­facturado y adjudicado a dicha firma mediante un intenso lobby dentro de Obras Públi­cas a favor de la empresa.

En esta ocasión pasó algo similar ya que Signature SRL consiguió hacerse con el resto de los trabajos que quedan para el refulado del río en el marco de la obra de la segunda etapa del parque lineal, que se adjudicó por G. 82.400 millones (US$ 12 millones) en setiembre del año pasado.

En este caso es incluso peor, ya que el representante legal, Paul Hellmers, fue imputado el año pasado por el Ministerio Público debido a que su firma perjudicó el medio ambiente mientras construía la obra del megacasino en la isla San Fran­cisco de la ciudad de Limpio.

De acuerdo con los anteceden­tes de este hecho, la agente fis­cal Lisa Martínez Amarilla había iniciado la investigación contra Paul Norman Hellmers, de la empresa Signature SRL, por dañar de forma severa al ambiente. Los técnicos de la Dirección de Delitos Ambienta­les del Ministerio Público com­probaron que con la extracción de arena para las obras que se estaba realizando en la zona estaban dañando severamente la fauna y flora del islote.

También hay que destacar que ya en febrero del año 2016 un equipo de investigación perio­dística de este medio había constatado que Signature SRL operaba sin licencia ambien­tal ni permiso de la Adminis­tración Nacional de Navega­ción y Puertos (ANNP). Sin embargo, la firma estuvo ope­rando con normalidad y sin ningún control de parte de la Prefectura General Naval, entidad encargada de ejercer el papel de policía fluvial.

Además de todo esto, llama poderosamente la atención que Signature se presente en su portal de internet como la empresa con la mayor canti­dad de dragas del Paraguay y aun así no se haya adjudicado de forma directa en ningún llamado a licitación –al menos en los últimos años–, según lo confirma la web de la Direc­ción Nacional de Contratacio­nes Públicas (DNCP).

Finalmente, el diario La Nación logró constatar tam­bién en investigaciones ante­riores que desde el 2007 dicha empresa estuvo operando sin estar inscripta a la Flota Mer­cante Nacional y sin poseer la habilitación de la Dirección General de Marina Mercante, como lo establece el Decreto 1994/14, creado con base en la Ley 167/93.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar