Libertad/Limpeño se consagró campeón absoluto de la temporada 2019 del fútbol femenino paraguayo. Gran parte del mérito se lo lleva la extraordinaria atleta Mónica Karina Vega. En todo el año, anotó la asombrosa cifra de 67 goles, siendo todo un récord en el balompié nacional. Pero además de ser futbolista, también se destaca en otro deporte: el básquet. En el torneo Clausura llegó a la final con el Gumarelo y en ambas disciplinas es la máxima anotadora de su equipo.

El deporte lo es todo en la vida de “Kari” Vega. El único “vicio” suyo es el de ir al gimnasio. Dice que no puede ver ni oler las bebidas alcohólicas o el tabaco, prefiere siempre la vida sana. La misma deportista reconoce como una de sus mayores virtudes la disciplina.

En la gran gala de entrega de los “Premios de Primera”, el fútbol femenino tuvo por primera vez su espacio. La ganadora al galardón de “atleta destacada” no fue otra sino que la liberteña, que fue electa como la mejor por el cuerpo técnico de la Albirroja, liderado por la DT Epifania Benítez.

Otro hecho llamativo fue que ella le dio el premio al goleador del 2019 del fútbol masculino, Roque Santa Cruz. Ese acto fue algo inesperado para Karina, que no ocultó su emoción al momento de compartir escenario con el histórico albirrojo.

A sus 30 años, Vega vive el mejor momento de su carrera como deportista. “Me siento una bendecida en este momento, estoy viviendo de lo que más me gusta. El fútbol fue muy extraño, tenía 8-9 años y no me dejaban jugar en ningún lado. Hasta que en el colegio salí goleadora, y ahí mi mamá vio mi talento, fue a un intercolegial a Estados Unidos y empezó a apoyarme”, empieza diciendo a La Nación.

“Después fue a la escuelita de fútbol de Olimpia. El básquet desde chica lo jugué. Recuerdo que en Estados Unidos me rompí la rodilla y pensé que era el final de mi carrera. Siempre estuve ligada al deporte, tuve perseverancia y creo que esa es la clave. No dejar algo que te gusta”, agrega la bella jugadora.

Hay que decir que el 2019 fue su mejor año. En el Apertura, anotó 41 tantos y obtuvo el título Apertura con Libertad/Limpeño. Obviamente, fue la máxima anotadora de dicha cita. Mientras que en Clausura, festejó en 26 ocasiones y alcanzó el cetro pero esta vez de manera invicta, ganando todos los partidos con su equipo.

¿Qué le dijo Roque?

Sin lugar a dudas, el salto a la fama de la artillera fue cuando estuvo como encargada para darle el premio de goleador al capitán de Olimpia, Roque Santa Cruz. Al compartir escenario, el “Babygol” le dedicó algunas palabras a Karina. “Para mí es un logro que se premie al fútbol femenino, ojalá que esto quede para siempre. Haberle entregado a Roque es algo único, es la leyenda del fútbol y del deporte. En realidad no esperé que me pase eso, espero que esto sirva de motivación para las demás chicas. Vale la pena el esfuerzo, si haces lo que te gusta va a venir el resto solo”, dice.

“Roque me preguntó por mi trofeo y le dije que dejé en mi silla. Él me dijo que traiga para salir en una foto. Es muy humilde. Me preguntó cuántos goles metí y me dijo incluso que le pasé, es una gran persona. Tenemos que imitar como es. Fue una sorpresa que Roque Santa Cruz me hable de esa manera”, recuerda.

La “explosión”

Como referente del fútbol de mujeres, a la espigada atleta le pone feliz la importancia que le están dando a las chicas. “Creo que se le está dando el destaque porque ven que hay talento, ya no tenemos casi nada que envidiarle a los hombres. Nos falta muy poco para alcanzar y este es el camino. Me gustaría que los clubes inviertan más en su infraestructura y apoyen más a las jugadoras. Un claro ejemplo es Sol, en su primer año ya clasificó a la Libertadores, eso es clave para el desarrollo de las jugadoras. El fútbol femenino está retribuyendo. Es obligatorio tener un equipo de fútbol femenino, pero tenemos que apostar a competir, eso va hacer que la gente conecte con nosotras. El fútbol femenino les va a devolver lo que invierten”, asegura.

Palabra mayor

Hablar del fútbol femenino paraguayo, es mencionar obligatoriamente a Libertad/Limpeño. El “Repollo” se fusionó con el antiguo equipo de Limpeño, que es el único club paraguayo en ganar una Copa Libertadores y lo hizo siendo imbatible en el 2016. Gracias a ese logro, Paraguay tiene un cupo más en la citada competencia internacional. En el club, toman muy en serio desde las inferiores el balompié de chicas, peleando siempre en las Ligas de Desarrollo y los torneos de la APF.

“Para mí Libertad es palabra mayor, cuando me dijeron que venga acá, se me llenó el corazón de alegría y significó muchísimo. Tenemos un grupo demasiado bueno, con jugadoras de mucha trayectoria. Jamás imaginé que nos vaya tan bien y que seamos campeones invictas. La clave es el grupo de jugadoras, ninguna quiere perder. Son chicas que nacieron para ganar, lastimosamente en la Copa no salió como esperábamos pero vamos por la revancha”, se sincera.

En la Libertadores 2019, Limpeño quedó eliminado en fase de grupos pero en este 2020 clasificó como “Paraguay 1” al ser campeón absoluto.

Motivación y consejo

Al tener una temporada tan extraordinaria como lo tuvo ella en donde ganó todo lo que se le puso en el camino, es difícil pensar en mantener la misma motivación y no relajarse. Sin embargo, ella quiere romper sus propias marcas. “Yo soy muy competitiva y siempre quiero romper mis récords. Compito conmigo misma. Siempre quiero más, esto es algo que soñé que iba a pasar y está sucediendo”, afirma.

Vega no piensa aún en el retiro. “No le quiero poner un límite al cuerpo, Roque tiene 38 y cada vez le va mejor, eso me motiva”, expresa emocionada.

Por último, deja un consejo a las más jóvenes. “Si les gusta el deporte, no dejen. Primero es mucho sacrificio, pero más adelante se ve el fruto y se disfruta demasiado”, concluye.