Desde las primeras épocas de la radio en Paraguay han pasado décadas, cada época tuvo su magia y su atractivo para el gran público.

La radiofonía nacional ha pasado por diferentes etapas, donde se puede determinar claramente una primera época incipiente caracterizada por los rudimentos técnicos en cuanto al equipamiento de las estaciones. Esta época también se caracteriza por el concurso de personas vinculadas a las actividades culturales, para la puesta en el aire de los programas en los que la música clásica, como los conciertos y obras de la música universal, eran transmitidas en la mayoría de las programaciones. Era la década de los años 30 y 40.

Más tarde, en los años 50 y 60, el radioteatro ocupó espacios de preferencia en las horas de transmisión, dando lugar al encumbramiento de grandes actores y obras que se presentaron posteriormente en los escenarios como el teatro. Luego, las actuaciones en vivo de conjuntos musicales con un repertorio netamente del acervo musical paraguayo, sirvieron de complemento a las programaciones radiales, con el decidido apoyo de firmas comerciales que encontraron en la radio sus canales de promoción y publicidad.

En los años 60 se tornó más continuada la presentación de los artistas extranjeros de música popular en las estaciones de radio, aunque a mediados de la década, la aparición de la televisión en nuestro país, restó una gran parte de la audiencia nocturna especialmente, habida cuenta el enorme atractivo que implicaba la posibilidad de ver películas y programas de divertimentos en la propia casa; estos aún con la precariedad de la puesta en el aire y su realización, significaba un gran esfuerzo para la gente del canal y los artistas nacionales, quienes tenían oportunidad de mostrarse en las programaciones.

EPOCAS DIFICILES

La Revista Ñandé, de diciembre de 1969, en un artículo sobre la Radio, en una reseña en la página 18 señala: “La historia de la radiodifusión nacional tiene muchos nombres. Nombres que se pierden ya en la memoria de los pocos que viven aún y recuerdan con nostalgia la época en que hacer radio significaba mucho más que pulsar un botón, colocar una cinta magnetofónica o un disco, girar una perilla y sentarse en mullidos sillones”

El articulo recoge varias entrevistas a gente de radio, entre ellas a Simón Nicolás Casola, un destacado locutor de radio Guaraní y de otras importantes emisoras de la capital, quien también fue profesor de las materias Locución Comercial, Redacción Publicitaria, y Técnicas de Locución, entre otras. Estuvo en la Escuela Municipal de Locución “Roque Centurión Miranda” y tuvo a su cargo formar a varias generaciones de Locutores que pasaron por esa institución de enseñanza artística.

El extinto profesor Casola dijo en ese entonces a Ñandé, que los primeros años de la radio en Paraguay “Eran épocas difíciles y se contaba con escasos medios”. Eran tiempos en que un hombre debía hacer de todo, leía las noticias, las tandas comerciales, presentaba los conjuntos que actuaban allí y todas estas y otras cosas, con un micrófono abierto, octogonal y grande.

El artículo citado como fuente, señala también algo muy llamativo para nuestra realidad actual, sin embargo en esa época dice que “La gente que tenía balcones en su casa ponían allí la radio (el aparato) para lucirla como la mejor joya. Algunos concurridos negocios colocaron radiorreceptores en sus tiendas con el consiguiente aumento de la clientela”.

RADIO PRIETO

Los hermanos Policarpo, Fernando y Daniel Artaza fueron los impulsores de la creación de Radio Prieto, por los años 1933, que posteriormente recibiría otros nombres entre ellos Radio La Capital y más tarde Comuneros.

En el artículo de Ñandé, fuente de nuestras historias de hoy, recoge las expresiones de entonces don Daniel Artaza quien dijo que “Yo tengo poca memoria, pero siempre han considerado a mis hermanos como los pioneros de la radiofonía paraguaya”. Agregó luego que la radiofonía tiene muchos sinsabores: “Por diversas circunstancias: la política, la inestabilidad de la época, las dificultades propias de una plaza económicamente pobre. Sin embargo tuvimos también satisfacciones. Luego vinieron las conspiraciones el control estricto que ejercía cada gobierno (…). Más tarde tuvimos que vender a Atilio Bajak, quien cambió el nombre por Radio La Capital”.

Por su parte en el libro “Los 10 Mejores del Liberalismo Paraguayo” del Dr. Mariano Llano, señala que Policarpo Artaza, fue también fundador del diario “El Orden” y de la Radioemisora ZP1 Radio El Orden, con Carduz Huerta. En 1935 dicho diario cambió de nombre a “El País “. Con sus hermanos fue propietario de la emisora ZP9 Radio Prieto, inaugurada el 29 de octubre de 1.933, por el Presidente Eusebio Ayala y una de las más potentes de su época, ya que era escuchada en Formosa, Corrientes, Misiones y Chaco.

Por otro lado en el año 1942, el gobierno del Presidente Higinio Morinigo dispuso que todas las emisoras de escasa potencia fueran a ser clausuradas y establecía que debían funcionar con por lo menos 1 KW de potencia. Nuestra fuente señala que solo tres emisoras sobrevivieron al decreto: ZP9 Radio La Capital (ex Radio Prieto y luego Comuneros), ZP8 Radio Cháritas (hoy ZP11 Cáritas) y ZP3 Radio Teleco, fundado ésta última por el señor Eugenio Friedmann.

FECHAS MEMORABLES

Nuestras historias, que tratan de ser abarcantes en hechos y acontecimientos que quedan marcados en el derrotero de la radiofonía nacional, y que son memorables por la implicancia que han tenido en la trayectoria exitosa de los medios, lamentablemente fueron decayendo por diversas circunstancias y hoy muchos de ellos ya no existen.

En ese sentido, el 6 de enero de 1950 se instala Radio Guaraní. La emisora ha sido escuela de formación de muchísimos locutores y artistas, entre ellos músicos y actores. El acontecimiento siempre ha sido de celebración con un desfile de artistas y locutores de otros medios que se sumaban a ese día de celebración. Ha sido una característica de esa época de la radiofonía nacional.

Por allí pasaron la gran mayoría de los locutores que han tenido una gran relevancia en esa y en otras emisoras como por ejemplo: Juan Bernabé Apodaca, quien fue director de programas (pocos años más tarde fue director propietario de Radio Comuneros), Celestino Álvarez, director Artístico, y los locutores Alejandro Cáceres Almada, Alberto Ramírez Patiño, Humberto Rubin, Victor Raul Lezcano, Miguel Angel Rodriguez, Héctor Velázquez, Agustin Gonzalez, Simón Nicolás Casola, Rodolfo Schaerer Peralta, Britez Monín, Miguel Angel “Baby” Arguello, Angel Gini Jara y otros.

Famosas orquestas, conocidas luminarias del teatro y del campo artístico pasaron por ésta emisora, que según las crónicas de la época fue lo mejor de la década de los años 50. Allí actuaron cuando entonces artistas como Francisco Canaro y su Orquesta, Antonio Tormo, Juan Carlos Moreno (Pinocho), Jean Duval y otros.

Dos puntales de Radio Guaraní: Los locutores Héctor Velázquez y Simón Nicolás Casola.
Dos puntales de Radio Guaraní: Los locutores Héctor Velázquez y Simón Nicolás Casola.