Oriunda de San Joaquín, del departamento de Caaguazú, donde vivió hasta los 17 años, Nidia Mancuello decidió aventurarse y viajar a Asunción, sin conocer prácticamente nada. “Fui a la capital a los 17 años para estudiar Derecho, pasé muchas cosas para terminar mi carrera, frío, hambre, acosos, de todo un poco, ya que vivía sola en una pieza alquilada. Soy la única de mi familia que fue a la universidad”, empezó contando a La Nación, una paraguaya que se animó a los cambios para triunfar.

Para salir adelante, mientras estudiaba, empezó a trabajar en una boutique, vendiendo cosas. Antes de terminar la universidad entró a trabajar en una cooperativa por un buen tiempo. Actualmente tiene 30 años y una hija. Hace 2 años está en Austin, capital del estado estadounidense de Texas, donde también empezó de cero.

“En Paraguay me casé, pero después de divorcié del papá de mi hija y a raíz de todo eso ocurrieron muchas cosas difíciles. Empecé a trabajar duro en mi profesión y a la par vendía cosas para poder solventar todo. Me recibí en el año 2012 en la Universidad Nordeste del Paraguay de Fernando de la Mora, ejercí por 7 años consecutivos mi profesión, pero todo es más difícil cuando querés hacer bien las cosas”, lamentó.

Nidia dijo que no ve la hora de volver a abrazar a su hija, que actualmente tiene 8 años. Foto: Gentileza.

Posteriormente a su divorcio, tuvo un novio que estaba en Estados Unidos y en noviembre del 2019 decidió viajar junto a él porque la situación ya estaba bastante difícil; después se casaron. “Lastimosamente no le pude traer a mi hija porque el papá se opuso, entonces llegamos a un acuerdo de que la niña se queda con él y así fue. Gracias a Dios tengo muy buena relación hasta ahora con mi hija y próximamente quiero ir a visitarla”, refirió.

La compatriota también contó que participó del Congreso Internacional Derecho Digital en Madrid España 2014, hizo cursos de especialización en derecho penal y procesal penal en el 2015 en la Circunscripción Judicial Central. Es técnico superior de Protocolo Diplomático y Consular (PIPEPC 2016), tiene un curso de especialidad en Derecho de Seguros (UNIDA 2017) y Certificación Internacional Marketing Digital (EEUU 2020).

Empezar de cero

Si bien Nidia es abogada recibida en Paraguay, al llegar a Estados Unidos se vio con la dificultad de que ahí no podía ejercer su profesión. “Estando lejos no es nada fácil y uno pasa de todo, primero porque en Paraguay soy profesional y puedo agarrar un caso en el momento y llevar porque tengo la licencia. Sin embargo, aquí no me sirve mi título, solamente mis conocimientos y empezar a adquirir habilidades, pero gracias a Dios es un país muy acogedor de muchas oportunidades”, aseguró.

Comentó que al inicio no sabía nada de inglés, lo cual le dificultó en la comunicación, pero después empezó a aprender el idioma. Además, manifestó que su marido es ingeniero en electricidad industrial y trabaja en la compañía Samsung. “Gracias a Dios trabaja bien, pero yo necesitaba hacer algo. Entonces empecé mi emprendimiento de Marketing Digital y luego comencé a hacer cursos de decoración de eventos y así fue que me animé a emprender”, enfatizó.

Leer más: Ejemplo de superación: se gradúa pese al lupus y falla renal, ahora espera un trasplante

Decoración de eventos

Explicó que cuando estaba encerrada por la pandemia se puso a hacer cursos en línea sobre marketing digital, específicamente marketing de afiliados, donde a través de una plataforma empezó a vender cursos online, por ejemplo, de emprendedurismo, donde justamente hizo varios cursos de decoración de eventos. Nidia mencionó que vio que había un buen mercado y se paga bastante bien por el servicio, entonces aprovechó y se puso a estudiar.

“A partir de ahí empecé a hacer mi trabajo de marketing de afiliados vendiendo productos a través de Instagram y Facebook, me va muy bien, con eso empecé hace un año. Posterior a eso, cuando empezaron a estar más abiertas las cosas acá, empecé a hacer publicidad de que hago decoración de eventos y arranqué con muchísimos pedidos, todos los fines de semana hasta hoy día no paro. Gracias a Dios va muy bien este negocio, ahora ya tengo personas que me ayudan con esto porque sola ya no puedo. Mi esposo también cada vez que puede me acompaña”, resaltó.

Desde que empezó con el emprendimiento de decoración de eventos, Nidia comentó que todos los fines de semana tiene muchos pedidos. Foto: Gentileza.

Señaló que con el servicio hay mucha ganancia y muchas posibilidades de salir adelante. “Les ayudo a mis padres y a mi hija, todos los meses, a veces cada semana. La añoranza hace que cada día luche con más ganas para que no le falte nada y pronto ir a verla. Ella tiene 8 añitos recién cumplidos”, indicó.

La entrevistada dijo que realizan arreglos de globos y decoraciones para baby showers, cumpleaños, despedidas de solteras, bodas, aniversarios, buqué de globos, eventos religiosos y todo tipo de celebraciones. Manifestó que está a full todos los días. De lunes a miércoles hace oficina con lo relacionado a marketing y todos los días se encarga de todo lo necesario para sus pedidos de decoración.

“Estoy bastante conforme y feliz, con mucho trabajo. Gracias a esto le puedo ayudar un poco a mi familia, ahorrar también para cuando vuelva poder tener una casa propia. Yo sé y entiendo que tener un título universitario no es todo, pero para lograr eso, una persona también se sacrifica muchísimo. Cuando uno se propone, aunque haya barreras uno logra salir adelante”, destacó.

Leer también: Ejemplo de superación: joven madre trabaja en taller mecánico, busca terminar el bachillerato y ser universitaria

Durante la pandemia, Nidia hizo cursos online de decoración de eventos y mediante eso pudo emprender en Austin. Foto: Gentileza.

Dejanos tu comentario