Paraguay alcanzó los 3.000 dece­sos por covid-19 y en su esta­dística semanal se registra un repunte de infectados que hará que se llegue a los 150.000 casos en los próximos días. El incremento constante y paulatino de casos y fallecidos por la pan­demia es un dato relevante en la marcha de los días. Aunque nuestro país es uno de los que menos infectados y fallecidos registran, actualmente mantiene cifras preocupantes para la capacidad de los establecimientos hospitalarios, el perso­nal especializado disponible y los recursos financieros del país. Por eso, la obtención de vacunas y la inmunización de la gente deben seguir siendo uno de los principales temas en la agenda del Gobierno y la pre­ocupación más importante de la sociedad paraguaya.

En los últimos días ha aumentado el número de infectados, según los registros oficiales. Desde el lunes 15 hasta el miérco­les 17 se descubrieron 3.211 nuevos con­tagiados, lo que da un promedio diario de 1.070,3, muy superior a la media de la semana anterior. En ese lapso, la cantidad promedio de internados es de 803, en tanto que la de terapia intensiva se mantiene en 232, cifra que no desciende de 200 desde el 18 de enero pasado.

En la Dirección General de Vigilancia de la Salud (DGVS) resaltaron que luego de tres semanas consecutivas de cambio porcen­tual negativo, se reporta nuevamente un aumento de casos.

En cuanto a la situación localizada de la enfermedad, Asunción, con 394,9, es una de las zonas del país con mayor cantidad de casos nuevos por cada cien mil habitan­tes en las dos últimas semanas. Le sigue el departamento Central, con 195 contagia­dos, y Ñeembucú, con 187 casos. Los otros departamentos que tuvieron una fuerte cantidad de enfermos son Misiones, Con­cepción, Itapúa, Alto Paraná, Presidente Hayes, Cordillera, Caazapá, Amambay y Guairá. El resto de las otras circunscrip­ciones reporta menos de 100 casos nuevos por cien mil habitantes en las últimas dos semanas. La mayoría de los departamen­tos muestra un alza en casos nuevos en la última semana, excepto Boquerón, Alto Paraguay, Canindeyú, Guairá y Amambay.

El promedio diario de muertes por millón de habitantes, de 2,18 casos, es similar al de las últimas semanas, en tanto que la mor­talidad es de 40 decesos por cada 100 mil habitantes.

Hay que señalar en ese contexto que la lle­gada de la primera partida de vacunas, aun­que en escasa cantidad, es un hecho que tiene una importancia simbólica indiscuti­ble. Su relevancia debe servir para intensifi­car la búsqueda de mayor cantidad de dosis a fin de realizar una inmunización masiva, que es la gran tarea pendiente.

En ese sentido, la conversación mante­nida el miércoles último entre el presidente paraguayo Mario Abdo Benítez y su par ruso Vladimir Putin para apurar la llegada de más partidas de las vacunas es oportuna. Paraguay tiene adquiridas un millón de dosis de la Sputnik V que produce Rusia, por lo que hace bien en urgir la venida de nuevas partidas para cumplir la agenda de Salud Pública.

En este momento, una de las principa­les preocupaciones de las naciones de esta parte del mundo es la demora en la entrega de los lotes ya pagados a los principales pro­veedores del planeta que las van entregando de manera muy lenta. Realidad que está sufriendo en la actualidad nuestro país.

El médico y escritor Alfredo Boccia ha señalado con acierto que la distribución de las vacunas contra el covid-19 se concen­tra en una decena de países privilegiados. En contacto con GEN, señaló que la geopo­lítica universal de las vacunas demuestra un fracaso moral de la humanidad. Explicó que 10 países detentan el 75% de las vacu­nas, que los países grandes se quedaron con todo y que dejaron atrás a los países chicos. Puso como ejemplo que Canadá se ase­guró el doble de lo que teóricamente nece­sita. “Frente a esta desigualdad evidente, se necesita una cancillería y, ulteriormente, un ministro del Interior previsores y bien conectados al mundo para entender esta guerra geopolítica”, sentenció.

Demás está decir que obtener las nuevas partidas de vacunas en forma rápida es una de las prioridades que tiene el Paraguay, y que debe concentrar todos los esfuerzos de sus mejores negociadores.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar