El Indicador Mensual de Actividad Económica del Paraguay (Imaep), que mide la marcha económica en el corto plazo, adelatándose a lo que posteriormente señalen las Cuentas Nacionales (CN) del Banco Central del Paraguay (BCP), experimentó en diciembre pasado un relativo sorpresivo aumento del 0,9% con respecto a igual mes del 2019. Y digo relativo porque flotaba en el ambiente que el movimiento económico superaba las expectativas iniciales. Desde agosto la actividad económica venía arrojando resultados negativos contra un período de producción alta en idéntico lapso del 2019, cuando la economía se recuperaba del feo primer semestre con una caída del -3%. El 0,9% de resultado positivo correspondiente a diciembre último puede parecer poco o insignificante, pero supera al 4,3% en diciembre del 2019. Un 0,9% pandémico versus un 4,3% no pandémico. Con tal dato positivo al final considerando el global de los 12 meses del 2020 se registra una caída del -0,5% versus el 0,2% del global acumulado del 2019, bastante en línea con la estimación preliminar del BCP en sus Cuentas Nacionales de un retroceso del -1%, estimación que debe ser revisada posteriormente. Pero sea -0,5% o -1%, es el menor bajón económico en toda América Latina y el Caribe (ALC).

Si por el lado de la producción se dio una levantada del 0,9% en diciembre pasado, lo positivo fue mayor y mejor en cuanto a las ventas o el consumo medido mensualmente por el indicador del BCP Estimador Cifras de Negocios (ECN), que subió 3,7% en diciembre del 2020 versus diciembre del 2019, cuando el avance fue del 5,1%. De vuelta pandémico versus no pandémico. Algunos resentidos –el patriotismo negativo y destructivo– sin confiar en la capacidad de recuperación de nuestra economía, en este caso en diciembre del 2020, desvalorizan el logro, alegando que en diciembre siempre hay mayor movimiento económico y comercial, por lo cual nada hay que aplaudir y mucho por desconsiderar. Sí. En diciembre el movimiento es mayor históricamente hablando. Pero estamos hablando de un diciembre del 2020 pandémico (3,7%) que debe superar y lo hace al más fuerte diciembre no pandémico (5,1%), en términos de variación interanual o en 12 meses. Si consolidamos todo el 2020 (12 meses) versus el 2019, tenemos una caída del -0,8%. El 2019 versus el 2018 registró un avance del 0,8%.

Obviamente muchos sectores económicos no pudieron levantar cabeza en el global del 2020, como en el caso de la venta de automóviles (-13,7%), combustibles (-9,2%), grandes tiendas de vestir (-19,4%), entre sectores que lo vieron negro. Pero un sector llama la atención, las ventas de materiales de construcción con mayor demanda (13,1%), otro que no paró durante la pandemia al igual que el campo. Y no sorprende el servicio de telefonía móvil con una mejora del 11,2%. No hay peor cosa para la economía de un país que tener como herencia una pesada carga que no pocas veces la lleva a sufrir en vez de mejorar. Por eso mucho nos envidian. Was gesagt werden muss, muss gesagt werden. Duele decirlo, pero hay que decirlo.

  • Algunos resentidos –el patriotismo negativo y destructivo– sin confiar en la capacidad de recuperación de nuestra economía, en este caso en diciembre del 2020, desvalorizan el logro, alegando que en diciembre siempre hay mayor movimiento económico y comercial, por lo cual nada hay que aplaudir y mucho por desconsiderar. Sí. En diciembre el movimiento es mayor históricamente hablando. Pero estamos hablando de un diciembre del 2020 pandémico (3,7%), que debe superar y lo hace al más fuerte diciembre no pandémico (5,1%), en términos de variación interanual o en 12 meses.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar