“Duele decirlo, pero hay que decirlo”

La calificadora del riesgo país Fitch Ratings mira con buenos ojos la situación y el futuro de nuestra economía 2021, manteniendo nuestro puntaje en BB+ y nuestra perspectiva en estable (en varios países bajaron las notas y tendencias), reconociendo que la caída económica del 2020 de -1,1% (en línea con el Banco Central del Paraguay, BCP) fue la menor en América Latina y el Caribe, mejorando su estimación de crecimiento económico de 3,5% a 4,2% para este año (variación positiva del Producto Interno Bruto, PIB), vaticinando una recuperación de la recaudación de impuestos, menor déficit fiscal al 4% estimado oficialmente, una quizás mayor rapidez para volver al agujero de -1,5% antes del 2024, de la mano de lo que ellos consideran fundamental: la aprobación por el Congreso del proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal 2.0 (LRF), que es una versión distinta, actualizada y mejorada de la LRP del 2013, y que fundamentaría una política de credibilidad, de prudencia fiscal, continuando así con nuestra aprobada disciplina y estabilidad macroeconómica.

Toma como referencia la deuda del Gobierno general (distinta de la total) en 27,9%/PIB al cerrarse el 2020 con un incremento importante del 20,2%/PIB en el 2019, en parte debido a la depreciación del guaraní. Una deuda aún con un peso bien abajo del de los países en la categoría BB con un promedio del 60%/PIB. A nivel local, el amigo Carlos Fernández Valdovinos (ex titular del BCP) se reafirmó esta semana en las buenas perspectivas de nuestra economía, con la posibilidad incluso de una mayor estabilidad del dólar y ratificando la estimación de Basanomics hecha en diciembre pasado de un crecimiento 2021 entre el 4% y el 4,5%. Se sumó al mejor aire económico actual el ex ministro de Hacienda César Barreto, adelantando una casi segura suba en la estimación de Dende (Desarrollo en Democracia) del crecimiento esperado este año del 3,5% al 4%. Y en esa misma línea estuvo el presidente del BCP, José Cantero, ratificando también el 4% de avance económico, pero con el agregado de futuros cambios positivos en dicha estimación preliminar, con buenas sorpresas. Dije esta semana que la mejor y más importante inversión económica que sí o sí se debe realizar para asegurar la recuperación económica, que necesita un buen 2021 y para extender lo positivo en años a venir para sanar muchas heridas, es la vacunación masiva de la población en el menor tiempo posible. Esa vacuna económica sería el mejor regalo. No vacunarnos nos condena a un avance económico de menor calidad en beneficio de la gente. Pierden los pobres. Was gesagt werden muss, muss gesagt werden. Duele decirlo, pero hay que decirlo.

Dije esta semana que la mejor y más importante inversión económica que sí o sí se debe realizar para asegurar la recuperación económica, que necesita un buen 2021 y para extender lo positivo en años a venir para sanar muchas heridas, es la vacunación masiva de la población en el menor tiempo posible. Esa vacuna económica sería el mejor regalo. No vacunarnos nos condena a un avance económico de menor calidad con bajos beneficios para la gente. Pierden los pobres.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar