Al Renault EZ-GO, la marca francesa lo describe como un coche-robot, único y especialmente creado para el transporte público o privado en entornos urbanos.

Permitiría a los usuarios desplazarse desde un punto identificado, como una parada, o geolocalizado vía una app.

Renault ha creado un interior propicio para que los pocos pasajeros se relajen y disfruten de las vistas de la ciudad, ya que la mayor parte de la carrocería es una cristalera. Tiene una velocidad máxima de 50 km/h y equipa la dirección a las cuatro ruedas 4Control que tanto hace por la agilidad de los Renault más deportivos.