Un tribunal de sentencia, integrado por los jueces Nancy Roa, Luis Giménez Sánchez y Elida Bogado, condenó José Miguel Baeza (22) a 30 años de pena privativa de libertad y más 5 años como medida de seguridad, luego de comprobarse que asesinó a su expareja, Iris Celeste Paiva (15).

La fiscal María Agustina Unger en representación del Ministerio Público, fue quien encabezó la investigación y solicitó la pena de 30 años más 5, como medida de seguridad para el acusado en esta causa.

“En base a los elementos presentados ante el Tribunal han considerado como un fundamento serio coherente y sólido para poder sostener y otorgar la pena solicitada por la Fiscalía”, detalló en comunicación con Radio 1020.

Según alegó la titular del Tribunal, Nancy Roa, se pudo comprobar que Baeza fue quien cometió el crimen, mediante las pruebas de circuito cerrado, cruce de llamadas y declaración de la hermana de la víctima.

Tras cometer el ilícito, el 13 de diciembre del 2018, José Miguel Baeza Alvarenga, de 22 años, se dio a la fuga. Fue capturado al siguiente día por agentes policiales en Loma Hovy, distrito de Itapé, en el departamento de Guairá. El hombre asesinó de tres puñaladas a Iris Celeste Paiva, de 15 años, su expareja.

El crimen ocurrió en una vivienda ubicada en el barrio San Blas. La joven se encontraba en el patio de su vivienda tomando terere con su hermana Natalia Luján Paiva (testigo principal del hecho), cuando el hombre ingresa al domicilio con un arma blanca en la mano, con la cual le apuñaló dos veces por la espalda y otra en el cuello. Luego se dio a la fuga a bordo de una motocicleta con un amigo que lo ayudó. La joven fue trasladada hasta el Hospital Distrital de Villarrica, donde luego confirmó su deceso.