DHOFAR, Omán. AFP.

Voluntarios enfunda­dos en trajes espa­ciales se adentra­ron en el desierto de Omán para realizar investigaciones y simulaciones de las condi­ciones de vida en el planeta Marte. Patrocinado por el sul­tanato de Omán y con el apoyo de empresas y universidades, el programa AMADEE-18 lanzado días atrás, fue orga­nizado por el Austrian Space Forum. Esta misión arrancó mientras el multimillonario empresario estadounidense Elon Musk lanzaba al espa­cio el cohete actualmente más potente del mundo, un logro que constituye una etapa hacia el transporte de huma­nos hacia Marte.

De regreso a la Tierra, en un remoto lugar del desierto omaní de Dhofar, investiga­dores, profesionales del espa­cio y simples apasionados se han reunido para sacar ade­lante el AMADEE-18.

En un campo rodeado de alambrado de púas y bajo la protección de las fuerzas armadas locales, realizan experiencias como cultivar verduras frescas en inver­naderos de plástico o hacer rodar vehículos autónomos a través de terrenos sinuosos.

Con trajes especiales, los astronautas voluntarios procedieron a lanzar el programa AMADEE-18. Se trata de un programa espacial europeo de carácter privado.
Con trajes especiales, los astronautas voluntarios procedieron a lanzar el programa AMADEE-18. Se trata de un programa espacial europeo de carácter privado.

Los participantes también conducen vehículos muni­dos de baterías bajo un sol ardiente para concretar otras experiencias realizadas por investigadores universitarios.

El campo de construcciones prefabricadas, cuya mayor parte de elementos fueron instalados por una comisión omanesa antes de la misión, es un puesto de avanzada del confort en la Tierra: duchas calientes, climatizadores, un gigantesco iglú inflable que vierte aire y un labe­rinto de habitaciones ser­vidas por un generador las 24 horas del día.

El Austrian Space Forum no dispone de un cohete como Elon Musk, pero sus miem­bros –algunos de los cuales tra­bajan en el dominio espacial– comparten la voluntad de éste en cuanto a innovar por fuera de las estructuras de los pro­gramas espaciales nacionales, extremadamente rígidos.

EL PLAN ES LLEGAR Y VIVIR EN MARTE

El presidente del Foro, Alexander Soucek, dice que sus colegas están logrando un sitio especial con las simulaciones de Marte, y que están en condiciones de realizar sus investigaciones con más flexibilidad y agilidad. "La mayor parte del dinero que utilizamos no es de los con­tribuyentes. Tenemos patrocinadores en la industria privada. Reco­lectamos dinero, creamos asociaciones e invitamos a la gente a unir sus fuerzas", explica.

El Foro no tiene una posición oficial sobre la exploración y la explotación minera en el espacio, pero Soucek cree que las futuras misiones sacarán partido de lo que encuentren. "Una vez que lleguemos y vivamos en Marte, deberemos utilizar los recur­sos que encontremos allí puesto que no podremos llevar todo desde la Tierra. Es esto lo que se llama la utilización de recursos 'in situ'".