El ardor de las internas políticas y aun las nacionales no debe hacer que nadie pierda de vista que lo que se juega al final de este camino, es un modelo de país por el que compiten las ofertas electorales.

Edición lmpresa