Este martes se llevó a cabo el segundo trasplante renal del 2018. Este es el primer trasplante renal del año de un donante vivo, y el primero del año había sido con donante cadavérico en el Hospital de Clínicas.

En esta ocasión un hermano menor de 33 años donó un riñón a su hermano de 40 años.

G.P. de 40 años, es de profesión agricultor. Proviene de la ciudad de Areguá, y tenía el diagnóstico de Enfermedad Renal Crónica de etiología no filiada, y estaba en tratamiento de hemodiálisis. Su hermano, N.P.G. empleado de 33 años proveniente de la ciudad de Limpio, fue su donante.

“Es un gesto que con más frecuencia vemos últimamente, a medida que las personas toman conciencia de la importancia de las donaciones, ya que se termina con el sufrimiento del paciente renal, manifestaron los médicos del equipo multidisciplinario del Programa de trasplante de órganos del Hospital de Clínicas.

Este es el trasplante renal Nº 85 desde la reactivación del Programa de trasplantes del Hospital de Clínicas de la FCM-UNA.