AMY JEN SU

He pasado los últimos años trabajando de cerca con líderes para que incorporen el cuidado personal a sus vidas laborales –como un elemento clave de su desempeño general– de forma que una expansión en su rol o responsabilidades no sea a expensas de su salud y bienestar. Un CEO con quien trabajé lo sintetizó inmejorablemente cuando dijo: “El cuidado personal ya no es un lujo; es parte del trabajo”.

Por ello, ¿qué es exactamente el cuidado personal y cómo hacerlo?

En el centro del cuidado personal está su relación y conexión consigo mismo. En lugar de definir estrechamente el cuidado personal como solo la salud física, necesitamos poner atención a una serie más amplia de criterios, incluyendo el cuidado de la mente, emociones, relaciones, entornos, tiempo y recursos.

Es crucial el integrar naturalmente el cuidado personal en el curso de su jornada laboral. A continuación, seis formas en las que puede hacerlo:

-Dese un respiro: muchas veces podemos ser nuestros peores críticos. En esos momentos pregúntese: “¿Qué le diría a un colega o amigo en esa misma situación?”. Al mantener a raya a su crítico interno puede acelerar con mayor rapidez en los periodos en que dude de sí mismo.

-Valore su tiempo, dinero y recursos: separe 15 minutos cada mañana para anotar las cosas que espera lograr ese día. A continuación, conforme lleguen peticiones, considere el impacto de cada tarea en sus prioridades antes de decir automáticamente que sí.

-Dé una vuelta de la victoria: después de completar un entregable o superar un período difícil, apriete el botón de pausa y voltee hacia el mes o trimestre previo. Nombre o escriba lo que salió bien o lo que se sintió particularmente satisfactorio. Esta clase de interrogatorio puede ayudarlo a usted y su equipo a mantenerse conectados con sus pasiones.

-Rodéese de buenas personas: las relaciones saludables y de apoyo son una parte crítica del cuidado personal. Ponga atención a quién alimenta su energía y quién la agota. Defina más límites con los agotadores. Invierta en quienes lo inspiran y respaldan y en quienes entienden lo que significa tener una sana relación de ida y vuelta.

-Actualice su espacio de trabajo: gane claridad mental al limpiar su escritorio o área de trabajo. Ponga fotografías, arte o imágenes que lo inspiren o le recuerden a las personas y cosas que importan.

-Recarge y reinicie: manténgase en armonía con sus niveles de energía. Para la mayoría de los profesionistas ocupados el dormir ocho horas cada noche (tristemente) no es realista. Sin embargo, es importante al menos tratar de recargar su tanque durante la semana, así que defina la noche del miércoles o el jueves para obtener algo de sueño extra.

Conforme nuestras vidas laborales se vuelven más ocupadas, el cuidado personal será cada vez más importante. Al incorporarlo en nuestras vidas laborales cotidianas –y regresar a él en tiempos de estrés– podemos convertirnos en la versión más constructiva, efectiva y auténtica de nosotros mismos.

(Amy Jen Su es cofundadora y socia directiva de Paravis Partners, una firma boutique de instrucción ejecutiva y desarrollo del liderazgo).