Barcelona, España. AFP

La empresa estado­unidense Uber anun­ció ayer martes que ha regresado a Barcelona, España, con 120 conductores después de tres años de ausen­cia en esta ciudad debida a una prohibición de su servicio de transporte entre particulares.

El servicio UberX, que pone en contacto a usuarios con conductores profesionales, comenzó a funcionar por la mañana. Los vehículos obtu­vieron previamente una licen­cia específica para vehículos de turismo con conductor (VTC), precisó a AFP una portavoz de la empresa. Uber había inaugurado en marzo del 2016 un servicio similar en Madrid, es decir con pro­fesionales.

La justicia española había sus­pendido en diciembre del 2014 el servicio UberPop de trans­porte entre particulares al estimar que los conductores debían contar con autoriza­ciones de la administración para dedicarse al transporte de pasajeros.

UNOS 100 MIL EMPLEOS

Al cabo de una larga bata­lla judicial, en la que un juez español llegó a consultar al Tribunal de Justicia de la UE, este validó en diciembre dicha interpretación, al esti­mar que los servicios ofrecidos entran en el ámbito del trans­porte y, por tanto, deben estar sometidos a la reglamentación impuesta al sector del taxi.

En España, el sector del taxi, que representa 70.000 licencias y unos 100.000 empleos, lleva años luchando contra las pla­taformas que ofrecen servi­cios de transporte entre par­ticulares, como Uber y Cabify, a las que acusa de competen­cia desleal.

“QUE LES INFLEN MULTAS”

La empresa Elite Taxi, que en su momento logró la prohibición de UberPop, prometió ayer que seguirá de cerca las nuevas activi­dades de Uber en Barcelona y las eventuales infracciones que se pudieran producir, en cuyo caso pide "que les inflen a multas". La principal federación del sector, Fedetaxi, pidió igualmente al ayun­tamiento de Barcelona que se muestre "inflexible".

El gobierno español adoptó en diciembre un decreto que impone normas complementarias, a fin de permitir "una coexistencia ordenada y equilibrada" entre VTC y taxis. Igualmente decidió crear un registro nacional para controlar mejor los vehículos VTC. España cuenta con unos 7.000 VTC, según datos del ministerio de Fomento, actualizados a comienzos de marzo.