Para escribir canciones necesitaron salir al jardín y sumergirse al mundo que ofrece el árbol de la fruta estrella del verano. Ellos son Entre Hojas, la banda que fusiona sonidos del reggae, para ponerle onda a los días.

Texto: Micaela Cattáneo

Fotografía: Fernando Riveros

Entre Hojas es una banda que hace reggae-fusión, es decir, mezcla estilos musicales que tienen como base al género jamaiquino. La amalgama es una constante en su música, así como en su historia. En la génesis de este grupo hubo rock, punk y folklore. En principio, no como galanes de las composiciones, sino como impronta personal ofrendada por cada integrante.

Y es que Felipe Centurión (voz y composición), Lorenzo Recalde (guitarra y coros), Pablo Vera (bajo), Eduardo Benítez (batería), Gerardo Wagner (ukelele), Juan Araujo (saxofón), Ozper Acosta (saxofón) y Gerardo Alvarenga (percusión) venían de ritmos distintos. “Justamente, de nosotros sale la propuesta de hacer reggae-fusión. Si bien la base es reggae, escuchamos cómo la guitarra suena un poco más blusera o la batería tiene más elementos de funk, y todo eso da una fisonomía musical interesante a las canciones”, comenta Lorenzo.

La banda se formó en el 2014, cuando Felipe se juntó con su primo Eric Vázquez —quien actualmente no está en el grupo—, decidido a encarar un proyecto musical donde dar rienda suelta a las canciones que componía desde los 14 años. Con la idea del grupo a cuestas, y teniendo a la amistad como hilo conductor, fueron sumando, en principio, a Pablo Vega y a Gerardo Wagner, y luego, al resto de los integrantes.

En el 2016, Entre Hojas participó del concurso Demostrá tu Música 7, del cual resultaron ganadores. “Nosotros, ese año, queríamos grabar un EP nomás. Pero la novia de Gonza, Belén Peña, nos insistió para que entremos. No queríamos inscribirnos porque pensábamos que estaba todo arreglado. La producción supo después que pensábamos eso, pero somos el ejemplo de que estábamos totalmente equivocados”, recuerda el vocalista.

En unísono y sin titubear, responden que el concurso fue un antes y un después para la banda. “Fue un salto; un impulso; una puerta que nos abrió el camino para llegar al círculo que queríamos. Quizás a ese público, sin el Demostrá tu Música, hubiésemos llegado en cinco años por ahí. Iba a costar más, nunca se sabe pero la realidad es que nos ayudó muchísimo”, analiza Felipe.

Raíces, el primer álbum de Entre Hojas, se lanzó en el 2017. Para este disco, trabajaron con Diego Serafini, en Supernova Estudios, del cual brotaron ocho canciones que exploran sonidos diversos y letras que dialogan sobre la vida, los sueños, la naturaleza, el amor, la cultura y la geografía paraguaya. “¿Qué valor encontramos en el reggae? Y es un estilo con discursos positivos, que habla también sobre la justicia y los derechos humanos; sobre el amor. Parece un género triste, pero es totalmente lo contrario”, señala.

Identidad en ascenso

En Raíces, Entre Hojas expone mensajes, paisajes y emociones. Cada canción es el capítulo de un libro; una historia, una imagen o un sentimiento que se hacen viaje, porque generan algo. Anhelo por ejemplo, que habla sobre las ansias de cambiar el mundo y descubrir la dimensión de los sueños, es un sencillo que inspira.

“Este tema surgió porque muchas veces la gente está buscando metas, como en un constante movimiento. Por eso, al momento de plantear el videoclip, elegimos la Terminal de Ómnibus de Asunción, porque qué mejor lugar para representar ese acto, esas idas y vueltas de un lugar a otro”, cuentan.

En sus composiciones también abordan los problemas sociales, como es el caso de Noches callejeras. “En esta canción cantamos sobre los niños que viven en la calle, es una canción para despertar conciencia. Creemos que la música es la mejor forma de hacerlo”, agregan.

Por lo folklórico del sonido y de los versos, el tema que lleva el mismo nombre del disco (Raíces) es uno de los más destacables. En este, el recorrido incluye la Batalla de Boquerón, los Cerros de Paraguarí, las brisas del Paraná y las tejedoras itagueñas de Ñandutí. Todo esto en una mezcla que llega directo a los oídos y al corazón.

“Cuando entro a Entre Hojas, me encuentro con una banda de reggae que no es convencional. Y no sólo por el género que proponía cada uno para la fusión, sino por la esencia de las canciones de Felipe. El reggae es ponerle una cara optimista a las situaciones negativas, es superarse y seguir adelante”, confiesa Recalde, el guitarrista.

Él, que pasó por bandas como Capitán Jones y Efecto Monroe, asegura que el reggae no es más fácil que el rock, porque “cada estilo tiene su complicación”, dice. “Podés hacer un rock vai vai, así como un rock con muchos detalles, y eso no quiere decir que tiene que ser complejo, sino bien estudiado y estructurado. Lo mismo ocurre con el reggae”, agrega.

Felipe, compositor y vocalista de la banda, se suma a la explicación: “Cada persona tiene un estilo que le resulta más fácil. Pero como en este caso no queríamos hacer un reggae convencional, sí tuvimos que investigar más. El reggae no es sólo el chiqui chiqui de la guitarra, tiene sus reglas a nivel estructural y es una locura, teniendo en cuenta de dónde viene”.

Evolución

¿El próximo paso? Todos concuerdan en que la respuesta es seguir creando. “Es lo principal, como artistas nunca vamos a dejar de crear, es uno de los momentos más magníficos que existe. Porque una vez que la canción se graba, ya es eterna”, contesta Lorenzo.

“Igual, somos re maleducados cuando de tocar en vivo se trata. En los conciertos, solemos cambiar las versiones originales de las canciones, pero porque queremos sacarle todo el jugo. Y está bueno porque a la gente le sorprende los cambios, le gusta escuchar algo nuevo sobre el escenario”, comenta su compañero.

Entre los planes del grupo está el de globalizar su música. En ese sentido, tuvieron una experiencia súper gratificante en el Cosquín Rock, realizado en Asunción el año pasado. “Nos sorprendió ver chilenos, argentinos, colombianos, bolivianos y uruguayos que siguen el evento desde hace años. En el concierto vimos cómo se acercaban, se interesaban, por eso pensamos que es posible trascender”, añade.

Entre Hojas quiere migrar a otros escenarios, pisar terrenos nuevos en la industria. “Es un desafío, porque ahora hacemos música que llega al público local, pero también es un reto crear canciones que trasciendan fronteras. Es parte de la evolución que queremos”, concluyen.