Por Matías Irala

Los americanos liderados por Michael Stipe, habían logrado consagrarse con su disco anterior Out of time, por lo que posteriormente se tomaron un breve receso pero no necesariamente para descansar. En 1992, liberarían este disco titulado Automatic for the people, que demostró un costado más personal y oscuro.

¿Se puede alcanzar el éxito con canciones melancólicas e introspectivas? REM dio prueba de que sí, se podía al vender más de 18 millones de discos a nivel mundial.


El álbum, un decorado de canciones folkrock inicialmente sin pretensiones comerciales, terminó por consagrarse como uno de los mejores discos de la década de los 90, siendo constantemente elogiado por cantantes de la talla de Bono (U2) o el fallecido Kurt Cobain (Nirvana).

Automatic for the people fue el material que elevó a REM a la categoría de leyenda al punto de convertirse en una sombra constante dentro de su historial artístico.

Canción necesaria: Everybody Hurts, por emerger como himno lacrimógeno de una generación de jóvenes.