Carlos Acosta Gómez presentó ayer una ampliación de la denuncia ante el Ministerio Público contra el presidente de la Cámara Baja, Miguel Cuevas, por falsificación de firmas durante la adminis­tración de este en la Gober­nación de Paraguarí. Acosta figuraba como la persona que manejaba un tractor, que en realidad estaba en desuso desde el 2011.

“Presenté la denuncia por­que yo no firmé las órdenes de trabajo, dejé de trabajar en el 2008 por problemas de salud. La fiscala Josefina Aghemo me mostró esos documentos en su momento y ya le dije que no son mis firmas”, sostuvo el denun­ciante a La Nación.

Cuevas, quien está siendo investigado por enriqueci­miento ilícito a raíz de una denuncia formulada por el concejal de Ybycuí Ezequiel Cáceres, del Partido Demo­crático Progresista (PDP), gastó como gobernador un presupuesto de G. 1.465 millones en carburantes, pero la Contraloría General de la República (CGR) cons­tató comprobantes por tan solo G. 234 millones. Auto­rizaba órdenes de trabajo a camiones, maquinarias pesadas y camionetas sin motor y sobre tacos.

Miguel Cuevas y Irma Llano.
Miguel Cuevas y Irma Llano.

Nuestro medio, en su momento, visitó el parque automotor de la gobernación para conocer las condicio­nes en las que se encuen­tran varios de los rodados. Por ejemplo, en la adminis­tración de Miguel Cuevas se ordenó que se le cargara combustible, de acuerdo con uno de los documentos, hasta mayo del 2016 a un tractor agrícola de la marca Massey, con chapa AD28, que está fuera de funciona­miento hace 6 años, cuya condición se encuentra en estado lamentable. Este hecho fue confirmado por el ahora denunciante.

EXISTEN ELEMENTOS PARA LA IMPUTACIÓN

Por su parte, el abogado Julio Godoy, quien acompañó la denuncia, explicó que ya existen elementos suficien­tes para la imputación. “Los documentos están. Confia­mos en el trabajo del minis­terio; la fiscala Aghemo en su momento recabó todas las informaciones de él y de sus hijos también, quienes poseen fortunas sin traba­jar y son sus prestanombres”, explicó el abogado.

SIGUE EN MANOS DE LLANO

A raíz de las chicanas que presentó el investigado, no termina de retomar el caso la fiscala Josefina Aghemo, quien fue recusada por la defensa de Cuevas. Desde enero de este año que Cecilia Pérez, abogada del legisla­dor, viene dilatando el caso. Primero fue una recusación y luego “una aclaratoria”, todo para estancar el pro­ceso en el cual llueven evi­dencias contra su cliente. Como interina se encuentra la fiscala Irma Llano.

OTROS CASOS

Además, existen otras ano­malías durante la admi­nistración de Miguel Cue­vas, como facturas falsas de desembolsos millonarios que supuestamente iban a ser destinados para “cons­trucción” en entidades sin fines de lucro. También exis­ten denuncias por parte de comisiones vecinales que supuestamente recibieron millones de guaraníes de la Gobernación de Paraguarí entre el 2013 y 2017; sin embargo, los responsables de las comisiones alegan que no recibieron el dinero.