Carlos Amarilla, ex senador y actual ase­sor político del presi­dente de la República, Mario Abdo Benítez, se salvó de pisar la cárcel de Tacumbú tras ser beneficiado con medi­das alternativas a la prisión en el marco del proceso penal por lesión de confianza por la tragada de G. 9.355.976.599 durante su administración en la Gobernación de Cen­tral (2008-2013).

La jueza penal de Garantías Rosarito Montanía hizo lugar a las medidas alternativas a la prisión como la obligación de residir en su domicilio particular, la comparecen­cia mensual ante el juzgado para la firma del acta judi­cial, la obligación de comu­nicar su salida del país y la fianza personal de su abo­gado, Rodrigo Yódice, de G. 500 millones. Asimismo, la magistrada expresa clara­mente en su resolución que en caso de incumplir algu­nas de estas reglas se revo­carán las medidas y se decre­tará la prisión preventiva del imputado.

El proceso penal contra el ex gobernador comenzó con la denuncia que había hecho la Contraloría debido a que se detectó un faltante entre los años 2012 y 2013. En el escrito señalaba la existen­cia de indicios de hechos punibles con un supuesto perjuicio patrimonial de G. 9.355.976.599. En marzo del año pasado, los agentes encontraron algunos de los documentos de gastos y que­daron en seguir buscando otros con el gobernador de Central en aquel entonces, Blas Lanzoni, quien res­ponde al llanismo.

Atendiendo que Amarilla tenía fueros, el proceso penal no podía avanzar, pero ahora el mismo ya no forma parte del Senado, por lo que fue citado por la jueza Montanía.

Además de Amarilla, actual asesor político de Mario Abdo Benítez, fueron impu­tados Magno Duarte Cuba, Marcello Caffiero Dávalos, Liz Marisa Ocampos, Edith Yahari, Mirta Yegros Rojas, Eudie Mabel González y Jorge Flores Bordón.