Por décima vez se sus­pendió la audiencia preliminar de Enri­que Salyn Buzarquis, ex ministro de Obras Públicas y Comunicaciones y actual senador liberal. Esta vez, la diligencia judicial se pos­tergó porque su abogado, Diego Bertolucci, asumió la defensa del parlamentario y solicitó copias del expe­diente judicial. Asimismo, la fiscala Victoria Acuña men­cionó que la audiencia se pos­puso a raíz de que Buzar­quis es senador y cuenta con fueros, y es por ello que también ya solicitó al Juz­gado de Garantías el desa­fuero del citado parlamen­tario.

La representante del Ministerio Público comentó que la semana pasada puso a conocimiento del juzgado que Buzarquis juró el 30 de junio como parlamentario y consiguió así el privilegio de sus fueros. Señaló que la jueza Griselda Caballero resolverá si es o no vincu­lante que posea fueros, ya que el proceso se inició antes de que sea legislador.

El riesgo que se corre es que la defensa podría arti­cular un mecanismo y anu­lar posteriormente el pro­ceso, según argumentó. “Lo que no quiero es arriesgar una nulidad posterior de la audiencia y lo mejor es comu­nicar al Senado para que se defina ahí”, indicó.

Por su parte, Bertolucci con­sideró que no corresponde el desafuero solicitado por la Fiscalía. “Cuando el supuesto ilícito fue denunciado, mi defendido no tenía fueros. No hace falta desaforarlo para la audiencia, se va a presen­tar y no hay ningún incon­veniente. Esta es una persecución política”, comentó. El letrado resaltó que en este caso los delitos denunciados son inexistentes.

El ex ministro Buzarquis está acusado por usurpa­ción de funciones públicas y lesión de confianza. La fis­cala Acuña lo acusó de haber ocasionado un perjuicio al Estado de US$ 600.000 al fir­mar un convenio, sin la auto­rización del Ejecutivo, con la empresa italiana Anas Inter­national Enterprise S.p.A. para estudios de suelos en el Chaco y en el departamento de Ñeembucú, trabajos que ya habían sido hechos por otra empresa.­